DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los primeros derribos en el spa del Naranco dan el pistoletazo de salida a las obras del mandato en Oviedo

“Estamos empezando a aprobar las asignaturas pendientes”, celebra Canteli, confiado en lograr “las instalaciones de una capital europea”

Inicio del derribo del spa del Naranco en Oviedo

La piqueta empezó a tirar abajo ayer los primeros ladrillos del fallido spa del Naranco y el Alcalde, Alfredo Canteli, y el concejal de Infraestructuras, Nacho Cuesta, estuvieron allí, a pie de obra, para bendecir la ceremonia. Como una inauguración a la inversa, ver las máquinas trabajando en el Naranco para tirar abajo una estructura que lleva más de diez años convertida en un esqueleto inservible de hormigón tenía una doble lectura. Para Canteli se trata de la prueba del nueve con la que demuestra que su gobierno “empieza a aprobar las asignaturas pendientes”. Para Cuesta, un símbolo de que “Oviedo se pone en marcha”. Y para los técnicos municipales, el inicio de un complicado puzzle que empieza con el derribo del edificio, sigue con la licitación de las obras de la pista cubierta de atletismo que ocupará su lugar y acaba con el OCB jugando en un remodelado Palacio de los Deportes.

La secuencia es más larga y más compleja, pero lo importante, admiten varias fuentes municipales, era “arrancarla”. La piqueta tirando los primeros ladrillos de aquel spa cuya construcción se adjudicó en 2006 pero que no tuvo actividad en la parcela hasta dos años después, es la primera pieza en las obras grandes proyectadas para este mandato. Para reacondicionar el gran pabellón de Ventanielles de forma que sirva al equipo de baloncesto para jugar en las condiciones que le exigirá la federación, era necesario sacar de allí la pista de atletismo. Y para poner la pista de atletismo en el Naranco había que tirar antes el esqueleto del spa.

Nacho Cuesta y Alfredo Canteli charlan con la arquitecta Paz Carrasco, ayer, junto a las obras de demolición de la estructura del fallido spa del Naranco.

Nacho Cuesta y Alfredo Canteli charlan con la arquitecta Paz Carrasco, ayer, junto a las obras de demolición de la estructura del fallido spa del Naranco.

Los vecinos también respiran con cierto alivio al ver actividad en esa parcela vallada y comida por la maleza. “Es una necesidad para Ciudad Naranco y para Oviedo dar una solución de futuro a esta parcela con una instalación deportiva de primer nivel y hoy (por ayer) hemos dado el primer paso para logarlo”, explicaba, satisfecho, Canteli a pie de obra, acompañado por la arquitecta Paz Carrasco.

Ilusionado al empezar a ver desbloqueados los primeros proyectos de calado de su mandato, y con la irónica coincidencia de que el día anterior había pedido ver “las máquinas trabajando en el Naranco” –aunque se refería a las obras de la Ronda Norte– Canteli explicaba ayer que su empeño es “seguir trabajando para poner en marcha proyectos e iniciativas que mejoren la calidad de vida de los ovetenses”. Obras como la pista de atletismo, explicó, “nos permiten dotar a Oviedo de las instalaciones que requiere una gran capital europea”.

En la parcela de Prados de la Fuente, Nacho Cuesta, responsable de Infraestructuras y Urbanismo y concejal, por tanto, encargado de todas esta cadena de actuaciones que comienzan con el derribo también se felicitaba por el arranque de los trabajos. “Siempre dijimos”, declaró Cuesta, “que el primer año de mandato era año de proyectos y de diseñar por dónde queríamos que fuese el futuro de esta ciudad. Una vez más, demostramos que este gobierno cumple sus promesas con este inicio de unas obras tan demandadas por los vecinos”. A la idea de poner Oviedo en marcha Cuesta abundó en esa idea de que la piqueta del Naranco es el pistoletazo de salida de un plan de obras mayor y de calado: “esto es sólo el inicio de todas las obras que están por llegar en poco tiempo”, remató.

Aunque la piqueta tiró ayer los primeros elementos de las partes superiores de la estructura de Prados de la Fuente, los trabajos se prolongarán durante tres meses, con un presupuesto de casi 460.000 euros.

Desde Infraestructura explican que la demolición se realizará por tres vías, con herramientas de mano (martillos hidráulicos y sierra de corte de hormigón), con cizalla hidráulica y martillos hidráulicos sobre máquina.

Tras la demolición de la edificación, se procederá a la regularización del terreno y la limpieza del solar que albergará, en un futuro, un nuevo equipamiento deportivo municipal: una pista de atletismo.

Para la confección de este equipamiento, el propio director general de Infraestructuras se está encargando de la redacción del proyecto, coordinado en todo momento con la federación de atletismo y con los requisitos de que sea una pista nivel uno apta para la competición internacional. Según las previsiones municipales, los trabajos se licitarán este año y se ejecutarán a lo largo de 2022, año en que debería estar finalizada la obra.

Los antiguos propietarios, a la espera de que el Supremo admita su recurso de casación

Las máquina derribando el esqueleto del fallido spa dan el pistoletazo de salida a las nuevas obras de la ciudad y también parecen querer enterrar el culebrón judicial de los antiguos propietarios. Sin embargo, lejos del cerrojazo judicial al caso, los abogados que representan los intereses de lo que en su día fue el conglomerado Naranco Wellness todavía están a la espera de saber si el Tribunal Supremo admite o desestima su recurso en casación frente a la última sentencia, la del TSJA de junio de 2020 que dejaba a cero la liquidación del contrato. Fuentes próximas al despacho De la Iglesia y Teijelo explicaron que su posición está muy lejos de dejar de pelear por lo que entienden que son sus derechos legítimos, al haberse cerrado el caso bajo un planteamiento que en nada tiene que ver con la realidad de la parcela. De forma muy resumida, una sentencia previa obligaba al Ayuntamiento a liquidar el contrato fijando el valor de los trabajos realizados en 3,3 millones. Los técnicos municipales calcularon daños y perjuicios por un valor superior, de forma que el TSJA acabó dando la razón a estos cálculos, dejando a cero lo que Oviedo debía pagar por el esqueleto de ladrillos y cemento. La posición de los propietarios pasa por esgrimir que esa valoración y esos daños nunca se calcularon de acuerdo al plan que ahora se está realizando, por lo que debería volver realizarse una estimación de daños, perjuicios e inversión realizada conforme al nuevo proyecto de la pista cubierta de atletismo que se va construir en la parcela. Este proyecto nunca estuvo contemplado durante los procesos judiciales previos.

Compartir el artículo

stats