DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo prepara ya un nuevo contrato para la gestión de la perrera municipal

La oposición denuncia irregularidades en el servicio y pide celeridad en la redacción de los nuevos pliegos para apartar a la adjudicataria

El albergue de animales de La Bolgachina.

El albergue de animales de La Bolgachina.

Desde que la empresa Centro Canino La Ería se hizo con la gestión del albergue de animales a finales del año pasado, la instalación se ha convertido en un polvorín. Entre las críticas de la oposición, el Ayuntamiento ha hecho público que han contratado a Eva Rodríguez, una de las trabajadoras despedidas por la empresa, para redactar los pliegos de un nuevo contrato que quieren sacar en 2022 para que la instalación municipal cambie de manos.

Desde el principio, la concesionaria, los trabajadores de la perrera y los voluntarios se enzarzaron en polémicas y acusaciones cruzadas que incluyeron el despido de Rodríguez y otras dos trabajadoras. El Ayuntamiento trató de intervenir. Desde lo municipal, con Nacho Cuesta a la cabeza, se intentó pacificar el asunto en varias ocasiones. Tras el despido, que ha acabado en los juzgados, el Consistorio hizo público su descontento con la actual concesionaria y su voluntad de rescindir el contrato, posicionándose del lado de la trabajadora al tiempo que los colectivos denunciaban que el Centro Canino La Ería incumplía de forma sistemática las condiciones del contrato. La resolución del contrato de gestión fue imposible y, así, el Ayuntamiento optó por contratar a la Fundación Protectora de Animales del Principado de Asturias para que controlase que las cosas en el albergue se estaban haciendo de manera adecuada. Ante las denuncias de los colectivos por una supuesta mala gestión de la instalación, se incorporó a una entidad independiente para que vigilase que las condiciones se cumplían. Según la concejala Ana Taboada, de Somos, no es suficiente. La edil morada exigió ayer celeridad en la redacción de unos pliegos cuando todavía no se había hecho público que ya se estaban redactando. Para hacerlo, Medio Ambiente ha requerido el servicio de la propia trabajadora despedida por La Ería. Es la misma persona a quien, en un principio, se trató de contratar para vigilar el contrato. Rodríguez no vigilará el presente de la instalación, sino su futuro. En colaboración con los técnicos municipales, la antigua responsable del albergue redactará las condiciones en las que se deberá llevar a cabo la gestión del centro.

Para la oposición no es suficiente. Desde el PSOE local exigieron ayer al gobierno que asumiese “su responsabilidad” y tomase “las medidas necesarias para poner fin al rápido y penoso deterioro que está viviendo el servicio del albergue de animales en los últimos meses y que, evidentemente, repercute en la calidad de los cuidados que se ofrecen a los animales”.

Compartir el artículo

stats