DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piden penas que suman 36 años para una red que traficaba con cocaína en Oviedo

El “cerebro” del grupo, un vecino de Vallobín de 65 años, ayudado por su mujer y su hijo, utilizaba viales de insulina para esconder la droga

La droga, el dinero y las armas incautadas. | Guardia Civil

La droga, el dinero y las armas incautadas. | Guardia Civil

La Fiscalía pide penas que suman 36 años y medio de cárcel para los seis integrantes de una red, cuatro de ellos integrantes de un grupo criminal, detenidos en una operación antidroga de la Guardia Civil desarrollada en Oviedo en 2020 en la que se incautaron 6,5 kilos de cocaína, casi 200 gramos de speed, 1 kilogramo de hachís, medio kilo de cogollos de marihuana, más de 97.000 euros en metálico, 4 vehículos y 4 armas cortas. Los agentes de la Guardia Civil dieron por desarticulados hasta 14 puntos de venta de drogas, y los estupefacientes incautados hubiesen alcanzado un precio en el mercado de la droga de 440.000 euros. Un vecino de Vallobín de 65 años lideraba la banda, que utilizaba viales de insulina para esconder la droga. El escrito de acusación del Ministerio Fiscal ya ha sido presentado en el juzgado encargado de la instrucción del procedimiento, el Juzgado número 3 de Oviedo.

El Ministerio Fiscal sostiene que cuatro de los acusados formaban parte de un grupo destinado a la distribución de cocaína y hachís, principalmente en Oviedo. Así lo puso de manifiesto una investigación iniciada en el mes de septiembre de 2020, de la que se desprendió cómo el cerebro de la banda proveía de cocaína del grupo. Otro se encargaba de tomar las principales decisiones en cuanto a la distribución, labor que tenían encomendada los otros dos implicados.

Además de su labor como proveedor del grupo, el principal acusado desarrollaba diariamente de forma directa una distribución personal a clientes propios, disponiendo de auténticas “rutas” de venta, situadas en puntos como la plaza Primo de Rivera, la calle Torrelavega o el parking del centro comercial Los Prados, entre otros, a los que los compradores acudían a adquirir la cocaína que el acusado les proporcionaba desde un coche, propiedad de su esposa, otra de las acusadas. Otro, además de dirigir las entregas de cocaína, también distribuía a terceros que previamente le solicitaban vía telefónica, sobre todo, cocaína. La mujer y el hijo del principal encausado eran conocedores de la actividad ilícita del cabeza de familia y participaron en ella activamente.

Al principal encausado le piden 11 años y medio de cárcel y el pago de una multa de 1.313.583 euros. Al segundo de a bordo, cinco años y medio de cárcel y multa de 10.380 euros. Uno de los vendedores a consumidores finales afronta cuatro años y medio de cárcel y el pago de 4.590 euros; al otro le piden cuatro años de prisión. A la esposa y al hijo del principal encausado, cinco años y medio de prisión para cada uno.

Compartir el artículo

stats