DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La “milla de la bata blanca” se prepara para acoger su unidad de inmunoterapia

Gispasa comenzará esta semana las obras del nuevo servicio de terapias avanzadas, que tiene como objetivo fabricar y aplicar las CAR-T

El inmunólogo e investigador Carlos López Larrea. | Luisma Murias

El inmunólogo e investigador Carlos López Larrea. | Luisma Murias

Oviedo dará un paso más para ser pionera en la lucha contra el cáncer. Gispasa comenzará esta semana las obras para instalar una unidad de inmunoterapia con el objetivo de desarrollar tratamientos avanzados, especialmente con las células CAR-T, una de las líneas de investigación más prometedoras contra los distintos tipos de cáncer de sangre; pero que tiene potencial para mucho más. Carlos López Larrea, jefe de servicio de Inmunología del HUCA, estará al frente de la nueva unidad de Inmunoterapia que se habilitará en la sede del ISPA, junto al Hospital. Estas terapias, que se comenzaron a aplicar hace relativamente poco tiempo en España se concentran en la parte central y sur de España, con la salvedad de Barcelona, donde se encuentra el centro más avanzado en esta línea, el Clínic de Barcelona, que es desde donde se está tutelando todo el proceso en el HUCA.

La “milla de la bata blanca” se prepara para acoger su unidad de inmunoterapia

Así, el complejo hospitalario podría aplicar las nuevas “terapias avanzadas” y, en un futuro, exportarlas a otros hospitales. El objetivo último del contrato lanzado por Gispasa es la adecuación de una unidad capaz de aplicar y fabricar medicamentos CAR-T, pero alcanzar esta meta llevará más tiempo del que durarán las obras, que tienen un plazo de ejecución de tres meses. Las terapias CAR-T consisten en la modificación de los linfocitos del paciente de manera que puedan localizar y destruir las células cancerosas. Un tratamiento que se aleja de las cirugías, la radioterapia o la quimioterapia y para el que se exigen unas certificaciones que el HUCA está en vías de conseguir.

Mientras se logra obtener las acreditaciones europeas y el Ministerio da luz verde a las terapias CAR-T en el hospital asturiano, la unidad de inmunoterapia del ISPA no quedará inservible. “La unidad de inmunoterapia avanzada va mucho más allá”, explica Carlos López Larrea. Desde su servicio vieron la necesidad de crear esta unidad debido al aumento tumoral en Asturias, principalmente debido al envejecimiento de la población. Las CAR-T que se quieren aplicar en Asturias pasan por los tratamientos antivirales para tratar infecciones y reactivaciones de citomegalovirus, virus de Epstein-Barr, adenovirus (ADV) y herpesvirus humano 6, unas de las principales causas de mortalidad y complicaciones después de un trasplante. Además del tratamiento con CAR-T comerciales (las que desarrollan las farmacéuticas y que suponen un coste muy elevado para los servicios de salud) en Asturias también se quiere trabajar en el desarrollo de los llamados CAR-T académicos, que es lo que se está haciendo de manera exclusiva en el hospital catalán. Bajo su tutela, el HUCA, quiere sumarse a su desarrollo. No solo sirven para luchar contra el cáncer. Cada vez se descubre más potencial de la modificación de los linfocitos para combatir distintos tipos de enfermedades con resultados “muy prometedores”.

El desarrollo de los CAR-T académicos facilitaría que el hospital asturiano mejorase la vida de los pacientes por un tema puramente económico. Utilizar las terapias de las casas farmacéuticas supone un coste mucho mayor, lo que hace que llegue a menos gente. Tener que derivar a los pacientes asturianos a otros hospitales de Madrid o Barcelona también se convierte en una barrera, porque no siempre es posible. Conseguir este servicio para Asturias es “de capital importancia”, apunta López Larrea, que agradece el apoyo de las instituciones en este proyecto, tanto de la FINBA, la consejería de Salud del Principado y el Ministerio de Sanidad.

Los CAR-T académicos son muy recientes. El del del Clínic de Barcelona, el primero de España, se aprobó el pasado mes de febrero. Pero no solo las células T pueden ser modificadas, explica López Larrea. Según el científico se están ensayando otras terapias con células NK o “asesinas naturales” que también tiene capacidad de revonocer y eliminar las células tumorales. La terapia celular con células NK se está llevando a cabo en diversos hospitales de nuestro país “con una gran eficacia en diversas patologías como el mieloma múltiple, en linfoma de Hodgkin y algunos otros tumores hematológicos resistentes al tratamiento convencional”.

Desde su grupo de investigación, por ejemplo, ya se trabaja en un ensayo clínico de este tipo para tratar pacientes con sarcoma avanzado. Este estudio se está realizando en colaboración con el Hospital de La Paz, puesto que en Asturias, de momento, se carece de la infraestructura adecuada. Para evitar que esto vuelva a ocurrir, se construirá la nueva unidad de Inmunología que deberá estar lista, aproximadamente, en unos tres meses, de acuerdo con la licitación publicada por la empresa pública Gispasa.

Estos trabajos de adecuación y construcción tendrán un coste de 340.000 euros y contará con dos salas destinadas a tratamientosy otra de características técnicas. Al coste de las obras se sumará el de dos robots Clinimacs Prodigy. Estos costosos equipamientos, necesarios para los tratamientos CAR-T, se adquirirían en dos fases, según lo especificado en los pliegos.

Compartir el artículo

stats