Dalia Stasevska debuta hoy en España y lo hace en Asturias: en Avilés y Oviedo. La directora titular de la Sinfónica de Lahti (Finlandia) y principal invitada de la BBC Symphony Orchestra, se pondrá al frente de la OSPA para dirigir el programa “Primavera III”. Ucraniana afincada en Finlandia, se subirá al podio de la orquesta asturiana esta tarde en la Casa de Cultura de Avilés (19.15 horas) y mañana en el Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo (19.00 horas), en un concierto patrocinado por LA NUEVA ESPAÑA.

–Hoy es su debut en España y lo hace dirigiendo a la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias (OSPA).

–Es mi primera vez en España, y por tanto también en Asturias. Me ha impresionado la hermosa naturaleza que rodea esta zona. Me lo he pasado en grande en los ensayos con la OSPA y disfruté mucho de la buena comida y de la sidra.

–¿Se siente una mujer en un mundo de hombres?

–El mundo cambia y también la música y las tradiciones escénicas. Es extremadamente emocionante vivir en este momento y experimentar la revolución social. Las cosas están cambiando y está claro que esto ha tenido y tendrá un gran impacto en la narrativa de la música y las artes clásicas en su conjunto.

–A lo largo de su carrera, ha logrado hacer cosas que nunca antes, o muy pocas veces, había hecho una mujer, como dirigir la Orquesta Sinfónica de Estocolmo en la ceremonia del Premio Nobel en 2018. También ha sido la primera mujer directora principal invitada de la BBC Simphony Orchestra y esta temporada se ha hecho cargo de la Sinfónica de Lathi durante tres temporadas, ¿qué retos se marca para sí misma?

–Estoy emocionada con el puesto de directora en Lathi, que me exigirá una mayor participación no solo como directora, sino también en la vida de la ciudad. La orquesta de Lahti siempre ha sido muy progresista en términos de repertorio y diversidad, y esa es una de las principales líneas en las que seguiré trabajando. Como directora de la orquesta también me haré cargo del festival Sibelius.

–Su marido es bajista del grupo “Stratovarius”. ¿Cómo conviven el power metal y el clásico en casa?

–La música es música, usan los mismos ritmos y notas. La música rock y la clásica están más cerca de lo que uno podría pensar. Aparte de ser bajista, Lauri trabaja como compositor contemporáneo con muchas orquestas clásicas. He tenido el placer de dirigir su música en algunas ocasiones. Siempre trato de aprender de diferentes géneros musicales. Su música enriquece tremendamente mi vida y es una fuente de inspiración interminable. Siempre busco esos puntos de encuentro y al final encuentro muchas más similitudes que diferencias. El diálogo entre toda la cultura y el arte es fundamental para la supervivencia y el crecimiento de cualquier cultura. Nunca pude verme limitando mis gustos a un solo estilo específico. No quiero limitarme a ser etiquetada como estrictamente música clásica. El arte es comunicación y yo disfruto explorando diferentes aspectos de la música y el arte.

–Ha tenido que dirigir durante la pandemia, sin público y en streaming, ¿cómo ha sido la experiencia?

–Soy muy afortunada por haber podido trabajar más o menos durante estos tiempos difíciles. Es importante no perder el hilo rojo. Como músicos estamos acostumbrados a hacer grabaciones sin público así que la situación no era nueva para nosotros. Pero, por supuesto, cuando no puedes tener público es doloroso, es como una obra de arte colgada en un museo vacío. Necesitamos al público para que surja la magia a través de la música.

–¿Cómo será el concierto con la OSPA?

–Tenemos un gran programa con dos de mis composiciones favoritas: Sibelius y Stravinsky. Debo decir que los músicos de la OSPA tocan maravillosamente a Sibelius. También tocaremos el concierto para violonchelo de Schumann, un concierto lleno de éxitos musicales.