La Justicia terminó de frustrar los planes del Arzobispado para la antigua casa rectoral del Naranco, donde se proyectó construir una vivienda que sacar al mercado. Tal y como adelantó LA NUEVA ESPAÑA tras dar a conocer el fallo judicial, el Arzobispado reaccionó planteando un nuevo uso para el inmueble en ruinas, obra de Luis Menéndez Pidal. En vísperas de que La Sexta emita un reportaje sobre las aspiraciones urbanísticas del Arzobispado, desde la Iglesia hicieron públicas las líneas generales de un proyecto arquitectónico que ya presentaron el mes pasado al servicio de Urbanismo del Ayuntamiento. El objetivo pasa por convertir el edificio abandonado en un “Espacio de Acogida y Atención al Visitante” que sirva de apoyo a la atracción turística de los emblemas del Prerrománico ovetense.

En la infografía presentada se puede apreciar un nuevo edificio de arquitectura “rupturista” con vistas a Santa María del Naranco. Con un centro de interpretación en las inmediaciones del Naranco, el nuevo espacio servirá de punto de información a los visitantes y estará, en principio, gestionado por personal contratado por el Arzobispado de Oviedo.

Situación de Lumen Dei

La presentación, ayer, de este proyecto no ha sido la única reacción del Arzobispado a la emisión del programa de La Sexta, que también ha querido aclarar la situación sobre el grupo Lumen Dei y el monseñor Sanz Montes, presentes también en la pieza televisiva. El Arzobispado recuerda que los exmiembros de este grupo no forman parte de la Iglesia, que todos los procesos judiciales que estas personas iniciaron contra Sanz como responsable del grupo nombrado por la Santa Sede desde 2009, han sido archivados, rechazadas o están en fase de instrucción y que el grupo que se mantiene fiel a la iglesia y agradece al arzobispo de Oviedo las decisiones adoptadas, como la venta de una serie de inmuebles para saldar las deudas de Lumen Dei, evitar ejecuciones hipotecarias y poder instalarlos en Asturias.