DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una pareja estafa 7.000 euros a una mujer mediante el timo del tocomocho

La víctima sacó de su cuenta el dinero a cambio de unos cupones de la ONCE supuestamente premiados con 50.000 euros

Timo del tocomocho en pleno centro de Oviedo

Timo del tocomocho en pleno centro de Oviedo

Parecía que el timo del tocomocho había pasado a la historia, pero no es así, y aún quedan incautos que pican en el anzuelo. Una pareja, que será juzgada hoy en una sala de lo Penal de Oviedo y para la que el fiscal pide tres años de cárcel, estafó 7.000 euros a una ovetense, a la que hicieron creer que cobraría unos cupones de la ONCE premiados que en realidad eran falsos.

La película de los hechos se remonta a la mañana del 11 de mayo de 2018, cuando la víctima fue abordada en la calle de Palacio Valdés, cuando se dirigía a la oficina de la Agencia Tributaria, por una mujer que le preguntó por una oficina de la ONCE para cobrar unos cupones premiados. En ese momento apareció el cómplice de la delincuente, que se ofreció a acercarse a la citada oficina para cerciorarse de que los cupones estaban realmente premiados. Al regresar, manifestó que efectivamente el premio era cierto y que ascendía a 50.000 euros.

La acusada pidió a la víctima y a su cómplice que la acompañaran a cobrar el premio y que a cambio les regalaba un cupón premiado a cada uno como prueba de agradecimiento. Pero pidió a la estafada que sacara 7.200 euros de su cuenta del banco “solo para mostrárselos y probar su buena fe”, según el relato de la Fiscalía. La infeliz accedió y en un coche conducido por el cómplice de la estafadora se desplazó hasta la oficina del Banco Sabadell de la calle Muñoz Degraín, donde extrajo de su cuenta la cantidad de 7.000 euros.

De regreso al lugar donde se encontraba la muñidora de la estafa, la mujer le entregó el sobre con el dinero. En ese momento la estafadora fingió sentirse indispuesta y su cómplice le pidió a la víctima que fuera a una cafetería a comprarle un pincho, como así hizo. Al regresar, la pareja había “volado”. Presa del pánico, se desplazó a la oficina de la ONCE, donde le confirmaron que los cupones con ese número no estaban premiados.

Por otra parte, también será juzgada hoy una mujer que se enfrenta a cuatro años de cárcel, acusada de aprovecharse de la confianza de una amiga para robarle 10.000 euros y 2.000 yuanes –250 euros en divisas chinas– de una caja fuerte del interior de su casa de Oviedo tras quitarle las llaves de la vivienda en la que residía en un despiste durante una visita a su lugar de trabajo en una nave industrial del polígono de Silvota (Llanera).

Compartir el artículo

stats