La mujer acusada de coger las llaves de casa de una amiga aprovechando un despiste para después llevarse 10.000 euros y 2.000 yuanes –moneda de China– de la caja fuerte de su habitación negó ayer los hechos en el juzgado. La defensa de la acusada pidió la libre absolución apoyándose en las contradicciones de la víctima, la cual rechazó presentar acusación particular. La fiscalía mantuvo la petición de cuatro años de cárcel y el juicio quedó visto para sentencia.