Los barrios de Pumarín y Ciudad Naranco fueron escenario a primera hora de la tarde de ayer de sendos accidentes de tráfico aparatosos en los que, sin embargo, no hubo que lamentar heridos. En Pumarín, la Policía Local se movilizó ante la llamada de un posible atropello entre las calles Bermúdez de Castro y Reyes Católicos, que finalmente resultó ser una falsa alarma. En Ciudad Naranco un conductor perdió el control de su vehículo y lo empotró contra una pared, pero resultó ileso.