DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las manos de Purita de la Riva, “leyenda viva del piano”, echan de nuevo a volar

Fernando Agüeria presentó su obra sobre la pianista en un emotivo acto en el que la intérprete deleitó a los asistentes con alguna pieza

Purita de la Riva, al piano, en el Club Prensa Asturiana. | Irma Collín

Purita de la Riva, al piano, en el Club Prensa Asturiana. | Irma Collín

Purita de la Riva tenía ganas de que sus dedos volviesen a jugar con las teclas y pedía brevedad a su biógrafo, Fernando Agüeria, para sentarse ante el piano que se había dispuesto para ella en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA. Pero tuvo que esperar, para su cariñoso disgusto y el regocijo del público. Tantos querían ver a la pianista y escuchar a Agüeria contar su historia que, incluso sin haber restricciones sanitarias que limitasen el aforo, algunos se hubiesen quedado fuera. El director del Conservatorio de Oviedo recorrió la vida de la pianista, desde su nacimiento en un Oviedo (1933) “prebélico y muy distinto al de ahora”, su crecimiento y formación como niña prodigio, su pelea constante por sobreponerse al machismo y su éxito como pianista unánimemente reconocido por público y crítica.

A la izquierda, la cola de los asistentes al acto. A la derecha, Fernando Agüeria y Cosme Marina. | Irma Collín

Agüeria, acudió al Club para presentar su libro “Purita de la Riva, pianista”, y no pudo estar mejor acompañado. A su derecha, la protagonista, y, a su izquierda, el crítico musical Cosme Marina. La obra del autor trasciende el género biográfico para explicar la evolución de la enseñanza del piano en Asturias a lo largo de un siglo. La obra analiza cuestiones como el hecho sociológico de la asistencia a los conciertos, la crítica musical, las instituciones que fomentan la música y el relevo generacional de una sociedad, la asturiana en general y la ovetense en particular, que asiste a los conciertos y que ha tenido la oportunidad de escuchar en directo a los mejores pianistas de cada momento. Entre ellos, a Purita de la Riva.

Las manos de Purita de la Riva, “leyenda viva del piano”, echan de nuevo a volar

Agüeria ha documentado el libro hasta la extenuación, leyendo cientos de críticas publicadas en numerosos medios, accediendo a las notas académicas de la pianista en el Conservatorio, estudiando a sus maestros, a los miembros de los tribunales que la examinaron... Y ayer demostró ese conocimiento enciclopédico. A lo que la pianista ironizaba diciendo que, si lo contaba todo, no iba a tener quien le comprase un libro. En realidad, lo que quería la veterana pianista era volver a tocar. Llevaba sin hacerlo con público desde 2019, antes de la pandemia y, pese a su avanzada edad, quien tuvo retuvo y arrancó una larga y sentida ovación a los asistentes al acto. Antes de hacerlo, la pianista dio rienda suelta a su otra pasión, la poesía. Un talento y un amor que siempre conservó pero que reconoció que “pocas veces” había demostrado en público, dijo emocionada mientras agradecía su asistencia a los presentes.

Cosme Marina presentó el acto haciendo un alegato en favor de la música en Oviedo. “La programación musical ovetense hay que lucharla día a día”, explicó. Y, sobre la tribuna del acto no le faltaban razones para aseverarlo. De la programación de antaño, de los maestros de entonces, como Saturnino del Fresno, nació la carrera de Purita, “leyenda viva del piano en nuestro país”, y alrededor de la pianista nacieron otros grandes continuadores.

Esa lucha es una de las constantes de la vida y la trayectoria de Purita de la Riva, quien en el libro reconoce que aprendió “muy joven” lo que era el sufrimiento. Las cosas de la época la apartaron, por ejemplo, de una condecoración académica. “Eso era voz popular, no es que lo diga yo”, aclaró la pianista con una sonrisa tras el micrófono. O, también, cómo los políticos la apartaron de la dirección del Conservatorio de Oviedo por una cuestión meramente “machista”. Con los años, la cosa cambió. Gabino de Lorenzo, recordaron ayer durante el emotivo acto, le dedicó una calle en un acto acompañado de sentidas palabras hacia su figura y el “alma melómana de la ciudad de Oviedo”. Y, ayer, otro regidor, Alfredo Canteli –que no pudo estar en la presentación del libro porque tenía un compromiso en el RIDEA a la misma hora– quiso presentarle sus respetos. La concejala de Festejos, Covadonga Díaz, le entregó un detalle de parte del alcalde a la pianista.

La directora del IPLA diserta hoy sobre la investigación en el sector quesero

“Qué sabemos de los fermentos. La innovación en la industria quesera” es el título de la charla que ofrecerá esta tarde las 19.00 horas en el Club Prensa Asturiana digital María Fernández, directora del Instituto de Productos Lácteos (IPLA) y delegada institucional del CSIC en Asturias. Presentará el acto Miguel Gueimonde, vicedirector del IPLA e investigador experto en microbiota intestinal. Asturias es una de las regiones de Europa que más variedades de quesos elabora. Por este motivo es considerada “la mancha quesera de Europa”. La región alberga un gran número de pequeños productores que elaboran de forma artesanal distintas variedades de queso, desde los más tradicionales hasta los que hoy denominamos “de autor”. Existen cuatro que cuentan con Denominación de Origen Protegida (DOP): cabrales, gamonéu, afuega’l pitu y casín. Todos ellos han sido objeto de estudios que han conducido a definir, en mayor o menor medida, sus características microbiológicas. En concreto, para los quesos cabrales y afuelga’l pitu se han desarrollado fermentos específicos para elaborar la cuajada, lo que ha contribuido a la estandarización del proceso de producción y, al mismo tiempo, a mejorar su calidad y seguridad alimentaria.

Compartir el artículo

stats