DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La explicación del acusado de guardar un arsenal de armas en La Tenderina: “Soy coleccionista, esto es una aberración"

El hombre queda en libertad tras declarar ante la jueza que adquirió el armamento "legalmente" en armerías de países como Alemania o Polonia

El detenido, a la derecha, y su abogado, ambos de espaldas, ayer, a la salida de los juzgados de Llamaquique. | LNE

El detenido, a la derecha, y su abogado, ambos de espaldas, ayer, a la salida de los juzgados de Llamaquique. | LNE

“Todo esto es una aberración, soy coleccionista”. A mediodía de ayer, y proclamando su inocencia, salió del juzgado de Llamaquique el hombre detenido el martes por la mañana en La Tenderina en medio de un contundente despliegue de la Guardia Civil. En su casa guardaba una treintena de armas de fuego y abundante munición, que le llevaron a pasar la noche en el calabozo.

Tanto él como su abogado de oficio declinaron ofrecer explicaciones después de que la jueza sustituta del juzgado de instrucción número 4, en funciones de guardia, decidiese dejarlo en libertad en condición de investigado. Según ha podido saber este periódico, el procesado justificó la posesión de las armas por su afición al coleccionismo, asegurando que todo el arsenal fue adquirido en “armerías legales” de países europeos como Alemania o Polonia.

El extrabajador de la fábrica de armas de La Vega reconoció una por una la propiedad de todas las piezas de su arsenal privado. Dijo haber contado con licencia de armas entre los años 1980 y 2009, pero admitió haberse quedado sin el permiso desde entonces, así como haber estado sometido a tratamiento psiquiátrico. También reconoció haber sido procesado “hace unos diez años” por una causa similar, pero negó en todo momento que llegara a manipular alguna de las armas para utilizarla con fines violentos o delictivos.

Sí reconoció la utilización de algunas armas de manera puntual para probarlas. ”En todo caso las probé sin utilizar pólvora”, indican fuentes cercanas al caso que llegó a contar a la jueza el procesado, visiblemente indignado por las palabras de vecinos que le imputan comportamientos inadmisibles con las armas. “A veces iba al bar con escopeta”, se escuchó en la Tenderina la mañana de la detención de una persona muy conocida en el barrio.

Así fue localizó la Guardia Civil el arsenal de armas que guardaba un hombre en Oviedo Guardia Civil

Cambio normativo

Cuestionado por la procedencia de las armas, el arrestado incidió en que la adquisición de las mismas siempre fue por vías legales. Relató haber ido haciéndose con el arsenal en puntos de venta de otros países europeos cuando esta práctica estaba permitida en nuestro país. “Soy coleccionista, pero la normativa cambió y no me puse al día”, sostienen las mismas fuentes que respondió a las palabras de la jueza.

El varón salió poco antes de las dos de la tarde de los juzgados, visiblemente cansado tras hacer noche en los calabozos y con ganas de pasar página. “Prefiero no hablar de momento”, indicó mientras su abogado pedía un taxi para llevarlo de vuelta a su casa de la avenida Torrelavega. Fue allí donde le detuvieron el martes, en medio de un operativo con una veintena de agentes y también con perros, que registraron la casa durante tres horas. “Ni siquiera tuvo tiempo a coger la cartera”, dijo el letrado de oficio, que se mostró muy cauto y evitó dar más detalles sobre un asunto que ha causado un importante revuelo durante las últimas 48 horas en la Tenderina.

Compartir el artículo

stats