Somos Oviedo denunció ayer el “estado de abandono” en el que, a su juicio, se encuentran Sograndio, Caces, Las Caldas y Priorio. La portavoz municipal, Ana Taboada, visitó la zona para conocer el estado actual de sus equipamientos y entre las principales reivindicaciones de los vecinos subrayaron la necesidad de contar con centros sociales, una biblioteca o un centro de estudios, la mejora de la conexión a internet y más frecuencias del autobús urbano.

La edil criticó el estado de la cantera y el impacto medioambiental de las minas de Priorio, la falta de limpieza de los caminos que, según explican, invade las calzadas o el cierre indefinido de los centros sociales de Sograndio, Las Caldas y Caces.