El patronato de la Fundación Musical “Ciudad de Oviedo”, de la que dependen Oviedo Filarmonía (OFIL) y la banda Ciudad de Oviedo, aprobó ayer sus cuentas de 2020, año y meses “complicados” en los que ambas formaciones “han estrechado aún más el fuerte lazo que las une al público; la fortísima expresión cultural de nuestra ciudad no se entiende ya sin su orquesta”, resumió su presidenta, Pilar Rubiera.

La fundación se financia mediante una subvención directa del Ayuntamiento, que en el 2020 se mantuvo en 2,93 millones, y a través de contratos artísticos (650.100 euros, 14.4000 euros más porque interpretó un título de ópera más). OFIL, destacó la fundación, es junto con Murcia y Extremadura, la formación de menor coste y presupuesto, y la que más actividades desarrolla en relación a este dinero. En 2020, se llevaron a cabo 98 actividades, entre las que destacaron el doblete en la en la ópera que salvo la última temporada.