Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Satisfacción en la hostelería tras un fin de semana de lleno turístico y cultural en Oviedo: “Esto toma carrera”

“Disfrutamos y de paso ayudamos a negocios a salir de la ruina”, dicen los numerosos turistas que poblaron las calles durante el fin de semana

Una terraza hostelera de la plaza Porlier, ayer por la tarde, llena de gente. | Miki López

Una terraza hostelera de la plaza Porlier, ayer por la tarde, llena de gente. | Miki López

“Esto va pillando carrera”. Así de rotundo se mostró ayer el presidente del Bulevar de la Sidra de la calle Gascona, Pedro Caramés, a la hora de valorar un fin de semana cargado de actividad y visitantes por las calles de Oviedo. Grupos de turistas nacionales y extranjeros y visitantes provenientes de distintos puntos de la región para disfrutar de las citas culturales tomaron los principales puntos de interés del casco histórico desde primera hora de la mañana. Gran noticia para el comercio y la hostelería donde, no obstante, todavía ven lejos la recuperación completa.

La cercanía del verano, el avance de la vacunación y el alivio de restricciones, como la apertura del ocio nocturno hasta las tres de la madrugada, se tradujo en una mayor alegría por las calles de una ciudad que ve en estos primeros brotes verdes de alegría un posible anticipo de un verano con excelentes datos de ocupación. Todo ello gracias a la complicidad de unos turistas con muchas ganas de pasarlo bien y, al mismo tiempo, contribuir a otorgar un balón de oxígeno a los sectores más castigados por el impacto del coronavirus. “Disfrutamos y de paso ayudamos a los negocios a salir de esta ruina”, explicó el lucense Víctor González, inmerso desde hace unas semanas en el Camino de Santiago del Norte.

Un grupo de turistas italianos, ayer, participando en una visita guiada en la plaza de la Catedral. | Nazaret Quintas

Son precisamente los peregrinos uno de los grupos que más está creciendo en las fechas recientes. La reapertura de los albergues y las ansias por cumplir con el apóstol hacen cada vez más habitual el desfile de bastones y mochilas. “Es una gozada poder hacer el Camino ahora porque tampoco está tan masificado”, indica Esther Vallado, que inició su recorrido desde la localidad cántabra de Castro Urdiales hace doce días.

Asistentes a la Semana Profesional del Arte en La Vega. | Nazaret Quintas

Otros, simplemente, llegan a Oviedo para dejar atrás la pesadilla de la pandemia y recuperar la alegría a base de sidra, cachopos y visitas culturales. “Aprovechamos un viaje de trabajo de mi marido para acompañarle y descubrir Asturias”, indica la extremeña Eva Espinosa, que no perdió la oportunidad de tomarse una foto con La Regenta acompañada de su esposo, Joaquín Morales, y del pequeño Adrián, de cuatro años, que se lo está pasando en grande estos días de paso por varias localidades del Principado de Asturias. Italianos, franceses y algún que otro británico se decantaron por las visitas guiadas, en las que se mostraron impresionados con la historia de Oviedo, pero no tanto como con los cachopos. “Están riquísimos”, puntualizó el italiano Enzo Meza.

Compartir el artículo

stats