Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Noche de locura en Oviedo: la batalla campal del Paraguas coincidió con otra intervención en una fiesta con 16 personas en la calle Sol

La jefa superior de la Policía Nacional asegura que la intervención con una escopeta de fogueo fue "adecuada, proporcional y para salvaguardar la integridad" de los agentes locales acorralados

La plaza del Paraguas de Oviedo.

La plaza del Paraguas de Oviedo.

 La batalla campal registrada en la plaza del Paraguas de Oviedo en la noche del pasado sábado pillo a los agentes de la Policía Nacional desplegados en la ciudad interviniendo en una fiesta privada de un piso alquilado de la calle Sol, también en el Antiguo, en el que había 16 personas que llegaron a lanzar cuadros por las ventanas e incluso descolgarse. Así lo desveló esta mañana la Jefa Superior de la Policía Nacional en Asturias, Luisa María Benvenuty, que aprovechó un acto para defender la actuación del agente de paisano que disolvió el tumulto del Paraguas utilizando una escopeta de fogueo. "El procedimiento fue adecuado, proporcional a los medios y logró salvaguardar la integridad física del agente municipal herido y otro compañero", señaló a preguntas de los medios sobre el incidente.

La gravedad del suceso de Sol, que hasta ahora había pasado desapercibido, fue tal que la propietaria del inmueble tuvo que desplazarse inmediatamente desde Llanes para evaluar los daños que sus inquilinos había provocado durante una desmadrada celebración.

Debido a la complejidad de esa intervención, la llegada de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) a la zona de la plaza del Paraguas se demoró más de lo previsto. Eso no impidió que inmediatamente se trasladasen al lugar dos agentes vestidos de paisano, entre los que se encontró el encargado de disparar con una escopeta "Franchi", el cual consiguió abrir camino para recuperar el control de la situación minutos después cuando ya pudieron llegar dichos efectivos. "La masa quería arrebatarles el detenido y se tuvo que efectuar una salva. Está prohibido disparar con posta y se hizo con carácter intimidatorio que consiguió el efecto deseado", añadió Benvenuty.

Sobre la posibilidad de reforzar la presencia policial tras estos episodios, a los que se sumó también una fiesta en una habitación de un céntrico hotel, la Jefa Superior garantiza que estas medidas ya están en marcha. "La UPR hace servicios de refuerzo de las noches, sobre todo los fines de semana y más ahora que entramos en época estival y el ocio nocturno está reabriendo", apunta, dando por hecho que habrá mucha actividad turística en verano y serán necesario ampliar los dispositivos policiales en cuanto se recuperen los vuelos con Reino Unido y empiecen a llegar cruceros al puerto de Avilés.

La secuencia de la

batalla campal

1

El Paraguas, epicentro de una

noche movida

Una pelea entre varios jóvenes en la plaza del Paraguas encendió todas las alarmas en torno a las dos de la madrugada de una noche movida en Oviedo tras el final de los exámenes de la EBAU.

2

Despliegue policial para atajar el “desfase”

Un hostelero del Paraguas llamó a la Policía Local para tratar de frenar los destrozos provocados por el “desfase” derivado de una pelea que obligó a algunos locales a cerrar su puertas.

3

Un grafitero pillado “in fraganti”

De camino a la plaza, un policía se encuentra a un grafitero actuando en la Casa Sacerdotal. Este le da un puñetazo y huye, pero es reducido en la calle Ecce Homo.

4

Tormenta de botellas para frenar a los agentes

Los protagonistas de la pelea en el Paraguas ven a la Policía reduciendo al grafitero, así como a un amigo que sale en su defensa y comienzan a tirar botellas desde la plaza, hiriendo en la cabeza a un subinspector.

5

Tiros de fogueo para zanjar la revuelta

Ante el descontrol de los agresores, que llegaron a romper cristales de varios bares de la zona, un agente de la Policía Nacional (en la círculo) da un disparo al aire y consigue disolver el tumulto tras “momentos de mucha tensión”.

La secuencia de la batalla campal

El Paraguas, epicentro de una noche movida

1

Una pelea entre varios jóvenes en la plaza del Paraguas encendió todas las alarmas en torno a las dos de la madrugada de una noche movida en Oviedo tras el final de los exámenes de la EBAU.

Despliegue policial para atajar

el “desfase”

2

Un hostelero del Paraguas llamó a la Policía Local para tratar de frenar los destrozos provocados por el “desfase” derivado de una pelea que obligó a algunos locales a cerrar su puertas.

Un grafitero pillado “in fraganti”

3

De camino a la plaza, un policía se encuentra a un grafitero actuando en la Casa Sacerdotal. Este le da un puñetazo y huye, pero es reducido en la calle Ecce Homo.

Tormenta de botellas para frenar

a los agentes

4

Los protagonistas de la pelea en el Paraguas ven a la Policía reduciendo al grafitero, así como a un amigo que sale en su defensa y comienzan a tirar botellas desde la plaza, hiriendo en la cabeza a un subinspector.

Tiros de fogueo para zanjar

la revuelta

5

Ante el descontrol de los agresores, que llegaron a romper cristales de varios bares de la zona, un agente de la Policía Nacional (en la círculo) da un disparo al aire y consigue disolver el tumulto tras “momentos de mucha tensión”.

Compartir el artículo

stats