Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Identificar a los lanzadores de botellas que generaron el caos en el Paraguas, objetivo prioritario de la Policía

Un grupo de 16 jóvenes fue identificado por arrojar cuadros y botellas y colgarse de las ventanas de una vivienda alquilada de la plaza del Sol

La plaza del Sol en una imagen de archivo.

La plaza del Sol en una imagen de archivo.

La batalla campal de la plaza del Paraguas de Oviedo en la noche del pasado sábado se inició mientras un buen número de agentes de la Policía Nacional intervenía en una fiesta privada de un piso alquilado de la plaza del Sol, también en el Antiguo. Los efectivos policiales se encontraron con 16 personas que llegaron a lanzar cuadros por las ventanas e incluso descolgarse por una de ellas. Este segundo incidente fue desvelado ayer por la Jefa Superior de la Policía Nacional en Asturias, Luisa María Benvenuty, que aprovechó una comparecencia pública para defender la actuación del agente de paisano que disolvió el tumulto del Paraguas utilizando una escopeta de fogueo. “El procedimiento fue adecuado, proporcional a los medios y logró salvaguardar la integridad física del agente municipal herido y a otro compañero”, señaló a preguntas de los medios sobre el incidente

La gravedad del suceso de Sol, que hasta ahora había pasado desapercibido, fue tal que la propietaria del inmueble tuvo que desplazarse inmediatamente desde Llanes para evaluar los daños que sus inquilinos habían provocado durante una desmadrada celebración, en la que, según fuentes policiales, los ocupantes de la vivienda estaban casi en su totalidad “muy afectados por el consumo de alcohol”.

Los dos grandes incidentes

del “sábado loco” del Antiguo

PLAZA DEL SOL

Desmadre en un piso alquilado. Los agentes de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional irrumpieron pasada la una de la madrugada en un piso de alquiler donde 16 jóvenes fueron identificados la causar varios destrozos. Según los agentes, los chavales, afectados seriamente por el consumo de alcohol, llegaron a arrojar cuadros y botellas por la ventana y uno de ellos se descolgó por una de ellas. Debido a la gravedad del incidente la propietaria tuvo que desplazarse de urgencia desde Llanes a la capital del Principado para colaborar en la identificación de los inquilinos.

PLAZA DEL PARAGUAS

Batalla campal y detención de un grafitero. Una decena de jóvenes estaba causando destrozos en la plaza del Paraguas. Un hostelero avisó a la Policía Local y de camino ésta se encontró con un joven pintando un grafiti en la casa sacerdotal. El chaval golpeó a un agente y trató de huir, pero fue reducido en la calle Ecce Homo, donde se detuvo a un segundo chico que salió en su defensa. En ese momento los vándalos del Paraguas se asomaron y empezaron a arrojar botellas, que hirieron en la cabeza a un policía local, obligando a un agente de paisano de la Nacional a pegar tiros de fogueo (en la foto) al aire para disolver el tumulto.

Los dos grandes incidentes

del “sábado loco” del Antiguo

1

2

PLAZA DEL SOL

Desmadre en un piso alquilado. Los agentes de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional irrumpieron pasada la una de la madrugada en un piso de alquiler donde 16 jóvenes fueron identificados la causar varios destrozos. Según los agentes, los chavales, afectados seriamente por el consumo de alcohol, llegaron a arrojar cuadros y botellas por la ventana y uno de ellos se descolgó por una de ellas. Debido a la gravedad del incidente la propietaria tuvo que desplazarse de urgencia desde Llanes a la capital del Principado para colaborar en la identificación de los inquilinos.

1

PLAZA DEL PARAGUAS

Batalla campal y detención de un grafitero. Una decena de jóvenes estaba causando destrozos en la plaza del Paraguas. Un hostelero avisó a la Policía Local y de camino ésta se encontró con un joven pintando un grafiti en la casa sacerdotal. El chaval golpeó a un agente y trató de huir, pero fue reducido en la calle Ecce Homo, donde se detuvo a un segundo chico que salió en su defensa. En ese momento los vándalos del Paraguas se asomaron y empezaron a arrojar botellas, que hirieron en la cabeza a un policía local, obligando a un agente de paisano de la Nacional a pegar tiros de fogueo (en la foto) al aire para disolver el tumulto.

2

Los dos grandes incidentes

del “sábado loco” del Antiguo

PLAZA DEL SOL

Desmadre en un piso alquilado. Los agentes de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional irrumpieron pasada la una de la madrugada en un piso de alquiler donde 16 jóvenes fueron identificados la causar varios destrozos. Según los agentes, los chavales, afectados seriamente por el consumo de alcohol, llegaron a arrojar cuadros y botellas por la ventana y uno de ellos se descolgó por una de ellas. Debido a la gravedad del incidente la propietaria tuvo que desplazarse de urgencia desde Llanes a la capital del Principado para colaborar en la identificación de los inquilinos.

PLAZA DEL PARAGUAS

Batalla campal y detención de un grafitero. Una decena de jóvenes estaba causando destrozos en la plaza del Paraguas. Un hostelero avisó a la Policía Local y de camino ésta se encontró con un joven pintando un grafiti en la casa sacerdotal. El chaval golpeó a un agente y trató de huir, pero fue reducido en la calle Ecce Homo, donde se detuvo a un segundo chico que salió en su defensa. En ese momento los vándalos del Paraguas se asomaron y empezaron a arrojar botellas, que hirieron en la cabeza a un policía local, obligando a un agente de paisano de la Nacional a pegar tiros de fogueo (en la foto) al aire para disolver el tumulto.

Debido a la complejidad de esa intervención, la llegada de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) a la zona de la plaza del Paraguas se demoró más de lo previsto. Eso no impidió que inmediatamente se trasladasen hasta la misma dos agentes vestidos de paisano, entre los que se encontró el encargado de disparar con una escopeta “Franchi”, que consiguió abrir camino para recuperar el control de la situación minutos después, cuando ya pudieron llegar más efectivos. “La masa quería arrebatarles el detenido y se tuvo que efectuar el disparo de una salva. Está prohibido disparar con posta y lo que se hizo fue con carácter intimidatorio, consiguiendo el efecto deseado”, añadió Benvenuty.

Sobre la posibilidad de reforzar la presencia policial en el Antiguo tras estos episodios, a los que se sumó también una fiesta en una habitación de un céntrico hotel, la Jefa Superior garantiza que estas medidas ya están en marcha. “La UPR hace servicios de refuerzo de las noches, sobre todo los fines de semana y más ahora que entramos en época estival y el ocio nocturno está reabriendo”, apunta, dando por hecho que habrá mucha actividad turística estival en el Principado y serán necesario ampliar los dispositivos policiales en cuanto se recuperen las conexiones aéreas con Reino Unido y empiecen a entrar cruceros internacionales el puerto de Avilés.

Identificar a los lanzadores de botellas, objetivo prioritario de las investigaciones

Cuatro días después de los incidentes registrados en el Antiguo en la noche del pasado sábado, tanto la Policía Local como la Nacional están centrando sus investigaciones en atar los cabos sueltos del episodio del paraguas, priorizando la localización de los autores del lanzamiento de botellas que terminó con un policía local en el HUCA con tres puntos en la cabeza.

En lo que respecta al grafitero detenido, el que aceptó junto al amigo que le defendió durante su detención una pena de cuatro meses de cárcel por revolverse frente a los agentes, la Policía Local mantiene una investigación abierta cuya finalidad es determinar si se le pueden atribuir más pintadas realizadas en el casco histórico. De confirmarse estos atentados a edificios del Antiguo, el chico, langreano de 20 años, podría enfrentarse a una multa de hasta 3.000 euros.

Por su parte, la asociación vecinal Oviedo Redondo mostró ayer su preocupación por los hechos acontecidos en la plaza del Paraguas y alrededores. “Situaciones como esta no se habían producido nunca en el Antiguo”, indican desde el colectivo “tras recoger los testimonios de hosteleros y vecinos de la zona”.

Según esos testimonios, hace ya un tiempo que grupos de personas con actitudes violentas se dedican a destrozar el mobiliario urbano y a amenazar al vecindario. Asimismo, aseguran que la policía ha sido requerida en varias ocasiones y, o bien no han aparecido, o bien no han hecho absolutamente nada por evitarlo. “No es de recibo que las primeras declaraciones del alcalde ante estos hechos sean amenazando al ocio nocturno, que nada tiene que ver en estos hechos y que bastante tiene con llevar año y medio cerrados”, sostienen desde el colectivo de habitantes del casco histórico ovetense.

La secuencia de la

batalla campal

1

El Paraguas, epicentro de una

noche movida

Una pelea entre varios jóvenes en la plaza del Paraguas encendió todas las alarmas en torno a las dos de la madrugada de una noche movida en Oviedo tras el final de los exámenes de la EBAU.

2

Despliegue policial para atajar el “desfase”

Un hostelero del Paraguas llamó a la Policía Local para tratar de frenar los destrozos provocados por el “desfase” derivado de una pelea que obligó a algunos locales a cerrar su puertas.

3

Un grafitero pillado “in fraganti”

De camino a la plaza, un policía se encuentra a un grafitero actuando en la Casa Sacerdotal. Este le da un puñetazo y huye, pero es reducido en la calle Ecce Homo.

4

Tormenta de botellas para frenar a los agentes

Los protagonistas de la pelea en el Paraguas ven a la Policía reduciendo al grafitero, así como a un amigo que sale en su defensa y comienzan a tirar botellas desde la plaza, hiriendo en la cabeza a un subinspector.

5

Tiros de fogueo para zanjar la revuelta

Ante el descontrol de los agresores, que llegaron a romper cristales de varios bares de la zona, un agente de la Policía Nacional (en la círculo) da un disparo al aire y consigue disolver el tumulto tras “momentos de mucha tensión”.

La secuencia de la batalla campal

El Paraguas, epicentro de una noche movida

1

Una pelea entre varios jóvenes en la plaza del Paraguas encendió todas las alarmas en torno a las dos de la madrugada de una noche movida en Oviedo tras el final de los exámenes de la EBAU.

Despliegue policial para atajar

el “desfase”

2

Un hostelero del Paraguas llamó a la Policía Local para tratar de frenar los destrozos provocados por el “desfase” derivado de una pelea que obligó a algunos locales a cerrar su puertas.

Un grafitero pillado “in fraganti”

3

De camino a la plaza, un policía se encuentra a un grafitero actuando en la Casa Sacerdotal. Este le da un puñetazo y huye, pero es reducido en la calle Ecce Homo.

Tormenta de botellas para frenar

a los agentes

4

Los protagonistas de la pelea en el Paraguas ven a la Policía reduciendo al grafitero, así como a un amigo que sale en su defensa y comienzan a tirar botellas desde la plaza, hiriendo en la cabeza a un subinspector.

Tiros de fogueo para zanjar

la revuelta

5

Ante el descontrol de los agresores, que llegaron a romper cristales de varios bares de la zona, un agente de la Policía Nacional (en la círculo) da un disparo al aire y consigue disolver el tumulto tras “momentos de mucha tensión”.

Compartir el artículo

stats