Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El coso de Buenavista, una ruina de película

El director asturiano J. K. Álvarez elige el marco de la plaza de toros abandonada para una de las escenas de su nueva cinta

Rodaje de “Camping Movie: el secreto de la Cruz de la Victoria” en la plaza de toros de Oviedo. | Bernabé Valle

Rodaje de “Camping Movie: el secreto de la Cruz de la Victoria” en la plaza de toros de Oviedo. | Bernabé Valle

–Silencio. Cámara graba. Secuencia 56b. Plano 12. Toma 3 –dice J. K. Álvarez con el ojo en la cámara, que se desplaza con suavidad sobre un eje. La vida volvió ayer a la plaza de toros de Buenavista tras los años sin corridas ni conciertos. El actor Valentín Paredes, de traje granate, cruza las puertas pintadas de color rojo deslucido y se acerca a la cámara con paso grave. Detrás, un cartel de “Anís de la Asturiana”, recuerda que el coso taurino de Oviedo lleva abandonado demasiado tiempo. El galán de los setenta fue el protagonista de la jornada en una plaza de toros que, a la espera de que lleguen las máquinas para darle una segunda vida, ha quedado como decorado apocalíptico para la industria del cine por su característica más sonrojante, la ruina.

De izquierda a derecha, J. K. Álvarez, Valentín Paredes e Iván Calderón, en un momento del rodaje. | Bernabé Valle

Entre toma y toma, el director asturiano J. K. Álvarez explica que fue una fotografía del aspecto interior de la plaza la que le llevó a querer utilizar Buenavista como decorado para su película “Camping Movie: el secreto de la Cruz de la Victoria”. “A la hora de escribir el guión ya me imaginaba esta escena aquí, aunque no sabía si sería posible conseguirlo”, indica durante el descanso. Su equipo de producción lo consiguió. Se pusieron en contacto con el Ayuntamiento, que eliminó buena parte de los árboles y la maleza que crecían sobre la arena para que el rodaje pudiese llegar a Oviedo. Fue un trabajo de maquillaje. En los graderíos del coso siguen levantándose los árboles. Por los pasillos interiores del coso, abundan los ladrillos desprendidos, los tablones de madera olvidados y los retratos desconchados de antiguos toreros. La película, que tiene como eje central la Cruz de la Victoria, se rueda íntegramente en localizaciones de Asturias, muchas abandonadas. “Algo que rima con el personaje que interpreta Valentín (Paredes)”, apunta el director.

La actriz vallisoletana Sandra Velázquez, una de las protagonistas de la cinta, mostraba su entusiasmo por las localizaciones. “Estoy redescubriendo Asturias”, cuenta en los pequeños descansos que hacen entre tomas y para huir del calor. Ayer por la mañana, en el centro de la arena, el sol era insoportable. El equipo, venido en su mayoría de fuera del Principado se quejaba amargamente. J. K. Álvarez, aunque es asturiano y conoce la meteorología local lamentaba “esperar lluvia y estar así”. A Valentín Paredes, los técnicos de maquillaje le secaban el sudor para seguir con el rodaje y el encargado del sonido de la cinta se decía “a punto del desmayo”. Y uno de los actores bromeaba diciendo que el “Goya” merecía el sufrimiento. Pero, al mediodía, la cosa se torció y la tormenta obligó a cancelar el resto del día.

Pero la mañana bastó para apuntalar la escena que supondrá “el clímax” de una película que se estrenará entre el verano y el otoño de 2022. La cinta tuvo que retrasarse a causa de la pandemia. “Por prudencia”, explicaba el director. Con la desescalada, el equipo se puso manos a la obra para rodar la película. Hoy, ya se van a la siguiente localización de la cinta, el Palacio de Bimenes. El futuro de la plaza, antes de llegar a las pantallas del cine, deberá pasar por un proyecto de reforma que le quite su actual y único atractivo, el abandono.

Compartir el artículo

stats