Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La financiación con fondos de la UE obliga a reformar el Bellas Artes en dos años

Cultura acelera ya los trámites para licitar cuanto antes los trabajos, que permitirán una mejor conexión entre los tres edificios de la pinacoteca

Fachada del Museo de Bellas Artes

Fachada del Museo de Bellas Artes

Después de veinte años de espera, el remate de la ampliación del Museo de Bellas Artes de Asturias tendrá que estar listo en un tiempo récord. Menos de dos años y medio es lo que le queda a la Consejería de Cultura para ordenar, encargar y conseguir que se ejecuten las obras de la llamada “segunda fase”. Los fondos europeos Next Generation, a cuyo cargo van esos 5,9 millones del Plan Nacional Turístico Xacobeo destinados a la pinacoteca, tal y como anunció la semana pasada en Oviedo la ministra Reyes Maroto, así lo exigen. Las obras financiadas por esa vía deben estar acabadas antes del 31 de diciembre del año 2023.

La premura que exige el marco de la financiación de los trabajos obliga también a una celeridad administrativa. La Consejería de Cultura trata ya de acelerar todos los trámites para poder sacar la licitación de los trabajos cuanto antes.

La parte que ya se ha recorrido es la de la adecuación del proyecto a las necesidades del museo. Desde que el arquitecto Patxi Mangado y Sedes se hicieron con el plan de ampliación, en 2007, hasta que los trabajos finalizaron llegando solo a rematar la primera fase, en 2015, las necesidades fueron modificándose. En los últimos años, también.

No obstante, tanto el museo como la Consejería de Cultura han ido actualizando el proyecto, en un diálogo permanente con el arquitecto Patxi Mangado. Las mayores diferencias respecto al proyecto original de la segunda fase están, quizá, en el montacargas, uno de los elementos que permitirán articular mejor los espacios y agilizar el funcionamiento de la institución. El que se había proyectado inicialmente era muy pequeño e hizo falta duplicar el tamaño.

Ese elemento, junto con el muelle de carga, es una de las piezas clave que articulan los trabajos, pues todas esas conexiones permiten habilitar una zona de almacenamiento propia. Con esos nuevos espacios, el Museo de Bellas Artes dejará de utilizar unos almacenes por los que tenía que pagar un alquiler de 90.000 euros, y todo dinero ahorrado ayuda a equilibrar la economía de una institución que ha ido viendo cómo menguaba su presupuesto año tras año.

Según la Consejería de Cultura, completar la adaptación de la pinacoteca era uno de los objetivos de legislatura y “garantizará la accesibilidad de todos sus espacios”.

La puesta en marcha del nuevo edificio de servicios, en la calle Santa Ana y junto a la entrada del Palacio de Velarde, es la clave en la reforma. Desde este espacio es desde donde se lanzarán las conexiones con el edificio nuevo, el llamado “edificio ampliación”, en la esquina de la plaza de la Catedral. Dos galerías, en planta baja y en el segundo piso, conectarán directamente los volúmenes y permitirán, así, nuevos itinerarios, directos y cómodos entre todas las partes del museo.

El itinerario de los visitantes entre la parte nueva, el palacio y la casa de Oviedo-Portal ya no será un complicado ejercicio laberíntico.

Además, la segunda fase de la reforma también traerá una normalidad museística a la pinacoteca, que hasta ahora carecía de espacios básicos habituales en cualquier equipamiento de una categoría similar. Así, la última parte de la reforma le dejará un salón de actos, y ya no tendrá que pedir prestado el del Arqueológico para sus ciclos ni improvisar un espacio de debate en el último piso. También, una cafetería y una tienda del museo.

El proyecto mejorará también, señala la Consejería, la organización de las salas de exposiciones, haciéndolas más amplias, diáfanas y versátiles, e incrementará la altura de estas salas y la del taller de restauración.

Además, se aumentará el espacio destinado al almacén de obras de arte, lo que permitirá contar con un amplio taller de carpintería y un almacén general para materiales de mantenimiento, expositivos, utillaje y maquinaria de transporte. El proyecto contempla, asimismo, un muelle para cargar y descargar las obras de arte.

Aunque pudiera parecer una cuestión casual la vinculación de estos fondos al plan del Xacobeo, la consejera, Berta Piñán, ha recalcado que la ejecución de estos trabajos refuerza notablemente la oferta del turismo cultural patrimonial vinculada al Camino de Santiago en Oviedo, ciudad donde confluyen el Camino Primitivo, el Camino de la Costa (a través del enlace de Sariego y Siero) y el Camino del Salvador.

El Plan Nacional Turístico Xacobeo 21-22 está dirigido a impulsar todos los Caminos de Santiago como producto cultural y patrimonial en todo el territorio nacional con una inversión que supera los 121 millones y que se financiará con los citados fondos europeos.

Como señaló Piñán durante su intervención el día del anuncio de la inversión por parte de la ministra Maroto, la cercanía física del origen del Camino Primitivo y el Bellas Artes hace que sumen “una carga emblemática como enclave singular del patrimonio asturiano, lo que les ha convertido en iconos de excelencia”. La ampliación de la pinacoteca está encaminada a que el Bellas Artes se convierta en la cabeza visible de la oferta del turismo cultural en Asturias. La Consejera recordó que el museo posee una colección permanente de más de 15.000 obras de arte, y que en 2019 batió un récord histórico de afluencia de público con cerca de 112.000 visitas.

Compartir el artículo

stats