Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La oposición critica el discurso "triunfalista" de Canteli por sus dos años de gestión porque "no se corresponde con la realidad"

El PSOE y Somos acusan a la coalición de “vender humo y mentiras”, y Vox, de “ver gigantes donde hay molinos”

Por la izquierda, los concejales socialistas Ana Rivas, Fidel Rodríguez, Marisa Ponga, Ricardo Fernández, Wenceslao López, Lucía Falcón, Diego Valiño y Natalia Santabárbara, esta mañana en el Ayuntamiento.

Por la izquierda, los concejales socialistas Ana Rivas, Fidel Rodríguez, Marisa Ponga, Ricardo Fernández, Wenceslao López, Lucía Falcón, Diego Valiño y Natalia Santabárbara, esta mañana en el Ayuntamiento.

La oposición en bloque criticó el tono del discurso del ecuador del mandato. El PSOE vio en la intervención “falta de rigor y exceso de triunfalismo” y mostró su preocupación por las quejas de Canteli sobre el funcionamiento de la administración. “Parece no haber entendido aún que si las administraciones están sujetas a unas normas y a unos procedimientos es precisamente para evitar la tentación de recurrir a los amiguetes”, señaló el PSOE en un comunicado. “Se han hartado de criticar y descalificar a los demás cuando la realidad de Oviedo a día de hoy es la de un Ayuntamiento bloqueado y un gobierno que ya no es capaz ni de reparar las baldosas rotas de las aceras”, continuaron. El PSOE también afirmó que, lejos de los logros, “todo se reduce a propaganda y a repetir machaconamente las mentiras. Consideramos escandaloso que el señor Canteli se erija en caudillo y conseguidor de la paz cuando ha hecho del frentismo, el desprecio y la soberbia la tónica del día a día en la vida municipal. Nunca el Ayuntamiento de Oviedo sufrió un déficit democrático como el que han instaurado el PP y Ciudadanos en estos dos años”. 

En parecidos términos, Ana Taboada acusó a Canteli de “vender humo sin un solo proyecto real”. “Su discurso”, dijo la portavoz de Somos, “es tan vacío de contenido como los proyectos de los que habla; después de dos años no tenemos más que un ‘photocall’”

La portavoz de Vox, Cristina Coto, recibió con “estupor” la intervención del Alcalde: “Hay un punto de ingenuidad en su entusiasmo que no se corresponde con la realidad de los ovetenses. Rechazó el estatuto de capitalidad propuesto por Vox y no ha desbloqueado las grandes obras de futuro. Desgraciadamente, donde Canteli ve gigantes los ovetenses ven molinos”.

El resumen de Canteli sobre sus dos años de gestión

El gobierno en coalición en Oviedo de PP y Cs encabezado por Alfredo Canteli celebró ayer dos años en el poder. El Alcalde llega a ese ecuador del mandato convencido de que su gestión hasta ahora ha sido “la vacuna ovetense contra el covid”, un revulsivo, no solo para la crisis sanitaria y económica, sino también para encaminar las estrategias de futuro con el “compromiso con resultados” del gobierno regional. La alianza con Barbón estuvo en el discurso de los dos años y también cuestiones mayores (La Vega, el Cristo, la Ronda Norte) y no tan menores (su empeño en modificar el formato de fiestas al grito de “basta ya de chiringuitos”).

Todo eso lo contó Canteli en una rueda de prensa institucional –atril y presencia de todos los concejales populares y naranjas– con Nacho Cuesta a su lado y el resto de ediles al fondo. El teniente de Alcalde, líder de Ciudadanos, también suscribió las palabras de Canteli y a preguntas de la prensa incidió en la “normalidad” recuperada en la ciudad con la alianza de los dos partidos.

Canteli y Cuesta, ayer, con el resto de concejales detrás. Por la izquierda: Leticia González, José Ramón Prado, Lourdes García, Javier Cuesta, José Luis Costillas, Mario Arias, Conchita Méndez, Luis Pacho (parcialmente tapado), Gerardo Antuña, Alfonso Pereira, Covadonga Díaz y Alfredo García Quintana. | | FERNANDO RODRÍGUEZ Ch. NEIRA

Canteli desglosó su programa de logros como medallas que el equipo de gobierno se iba colgando. La primera, contó, haber “conquistado la paz para Oviedo”. Se refería a tener “una coalición fuerte, seria y coordinada” de la que él y Cuesta, sintetizó, son “un buen reflejo”.

La segunda medalla, la “recuperación del futuro”, en el sentido de haber eliminado “la crispación, los exabruptos y la ineficiencia en la gestión para pasar al compromiso real, desde lo más básico, como poner luz en las calles, a lo más trascendente, como los grandes que ya están en marcha”. También los enumeró: la plaza de toros, la pista de atletismo del Naranco, el Palacio de los Deportes, la nueva entrada a Oviedo, el parque lineal de Santullano, el hotel de empresas en Villafría. Y en un segundo apartado, otros en los que “están trabajando ya para encauzar apuestas estratégicas”: La Vega, La Ronda Norte y El Cristo.

La Vega fue, de hecho, protagonista del tercer punto, el referido a esa alianza con el presidente del Principado, Adrián Barbón. “Oviedo es hoy más capital”, dijo el Alcalde. “Nunca antes ningún presidente del Principado de Asturias se comprometió públicamente a resolver un asunto trascendente de Oviedo como lo hizo hace unas semanas Adrián Barbón aceptando el reto que le hice para que en septiembre esté, de verdad, en marcha la recuperación de la Vega para Oviedo. Es palabra de Presidente. Palabra que no admite incumplimientos”. Y quizá para que el emplazamiento al Presidente no resultara tan fuerte, Canteli matizó que ese deseo de que el Gobierno regional “sea también de Oviedo y no contra Oviedo” se está construyendo ya “con consensos, con acuerdos, con diálogo y con resultados”. Que su postura no es “una rendición incondicional”, vino a decir, lo demuestran los resultados: “20 millones habilitados para los Institutos de La Corredoria y de La Florida, o casi 6 para la tan deseada ampliación del Museo de Bellas Artes”. Con todo, dejó un mensaje poco pacífico para Barbón: “Si al final no hay resultados, sabremos confrontar para conseguir lo que esta ciudad merece”.

La cuarta medalla de la meta volante a la mitad del mandato tuvo que ver más con los hechos. “El nuevo Oviedo está en marcha”. Eran obras realizadas, las del plan 30, la renovación del alumbrado, el asfaltado y aglomerado de vías y caminos urbanos y rurales”. Curiosamente, abajo, en la calle, justo al finalizar el acto, comenzaba la protesta de los trabajadores afectados por la suspensión del contrato de mantenimiento de aceras. Trece personas despedidas por la falta de subrogación y por la paralización del contrato, sin que el equipo de gobierno, denuncian, ni siquiera les reciba.

El apartado de las cosas hechas no fueron solo los más de 17 millones de euros en obras ya ejecutadas o en vías de finalización. También citó el gasto en Servicios Sociales, de 10 millones el año pasado para reforzar la situación ante la pandemia. Precisamente el covid centró el quinto apunte, cómo el gobierno funcionó como “una vacuna ovetense” contra el virus. “Creo sinceramente que estuvimos a la altura de esta gran responsabilidad”, declaró el Alcalde antes de citar los 10 millones del plan de recuperación, los 11 del próximo año y el empeño en mantener tanto las programaciones tradicionales como los nuevos formatos de ocio.

Ahí fue donde Canteli insistió en el programa festivo y en la idea de acabar con el modelo de chiringuitos. “Vamos a cambiar las fiestas de San Mateo. Y lo vamos a hacer, no porque tengamos los votos necesarios para hacerlo, sino porque es lo que Oviedo y los ovetenses necesitan y merecen. Basta ya de chiringuitos, dicho sea en toda la extensión de la palabra”. Canteli apeló a “la democracia y la igualdad de oportunidades”, en especial para los que “crean empleo y se enfrentan día a día al reto de abrir la puerta de un bar o un restaurante”. Censuró a los que “pretenden perpetuar este régimen de privilegios” y ante la amenaza de las movilizaciones pidió “que no impliquen violencia”.

En la recta final de su discurso, el Alcalde defendió una política económica de reducción de impuestos “que tendrá una importante continuidad en 2022”, anunció, la puesta en marcha de la policía de barrio y, en último lugar, una “cura de humildad”. “No estoy satisfecho plenamente de lo que hemos hecho”, reconoció, y lamentó que el Ayuntamiento no funcione como una empresa. “No encuentro palabras para justificar, por ejemplo, que llevemos tres procedimientos para adjudicar la reforma del quiosco del Bombé”. En el turno de preguntas, ni Canteli ni Nacho Cuesta quisieron aclarar si se ven candidatos de sus partidos dentro de dos años. “Tan largo me lo fiáis”, bromeó el regidor.

Compartir el artículo

stats