Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rosón (Somos) tumba en el pleno de Oviedo una declaración de su partido sobre los sanitarios: "Los médicos necesitamos más manos, no palmadas"

El edil de Podemos, médico residente en el HUCA, rompe la disciplina de partido y evidencia la fractura de su formación en Oviedo.

El concejal Rubén Rosón, esta mañana, durante su intervención en el pleno telemático.

El concejal Rubén Rosón, esta mañana, durante su intervención en el pleno telemático. LNE

Fue un giro dramático en el guión de una sesión plenaria bastante convencional y ya en el tiempo de descuento. El pleno de julio del Ayuntamiento de Oviedo celebrado esta mañana acabó con sorpresa. El concejal de Somos Oviedo, Rubén Rosón, rompió la disciplina de voto para mostrar su rechazo a una declaración institucional sobre la atención primaria en la ciudad que había partido de la portavoz de su grupo, Ana Taboada, y que estaba a punto de aprobarse por unanimidad. Su intervención acabó haciendo que la declaración se retirara.

El texto que había leído el secretario municipal no ofrecía, en principio, muchas aristas: apoyo a todo el personal sanitario, llamada de atención a la necesidad de corregir las consultas y a la situación de Oviedo como una de las diez áreas sanitarias más masificadas del país (67% de médicos con un cupo medio de 1.497 pacientes) y tres conclusiones genéricas sobre la posibilidad de mantener consultas telefónicas y la constitución de los consejos de salud. Pese a todo, un segundo antes de proceder a la votación, Rubén Rosón, que es médico residente en el HUCA por la especialidad de familia, anunció su voto en contra para la sorpresa del resto de concejales. Se escuchó un "¿cómo?" y Rosón empezó a desgranar sus argumentos. El primero, de orden formal, era la falta de consenso "dentro de su organización" del apoyo a este documento. El segundo, que dada su formación y su dedicación profesional, la declaración "se equivocaba". "Los médicos", siguió Rosón en tono enérgico y en una intervención desde su casa, "no necesitamos más aplausos o palmadas en la espalda, necesitamos recursos, y esta moción ni siquiera menta la falta de recursos en atención primaria. La Consejería acaba de anunciar que se va a despedir a personal sanitario, y como médico de atención primaria poco valor se nos hace aprobando esta declaración de intenciones, que no responde a realidad del sector". Rosón se refirió, en sentido opuesto, a las posiciones del Colegio de médicos y concluyó: "Llevo trabajando 70 horas de media a la semana, necesitamos más manos, no una declaración institucional que no señala los verdaderos problemas".

Al anuncio del voto en contra de Rosó siguió al momento el anuncio de otro concejal de Somos, Nacho del Páramo, indicando su abstención y una rápida aclaración de la portavoz, Ana Taboada, visiblemente contrariada: "No obedece a la verdad ni atañe a este pleno", lamentó. "Flaco favor hacemos a la atención primaria si no hacemos todo el trabajo posible para poner en marcha los consejos de salud y que los sanitarios tengan todos los refuerzos posibles".

La declaración institucional, a propuesta de otros concejales, se retiró ante la falta de unanimidad. Al margen de las cuestiones sanitarias y de los diferentes planteamientos al respecto dentro de la formación morada, el incidente entre los concejales de Somos no deja de ser la escenificación en directo de la fractura de la marca de podemos en Oviedo. La crisis en Somos durante este mandato se manifestó por primera vez con la renuncia de la concejal Anabel Santiago, que en aquel momento había recibido el apoyo de Rubén Rosón, que fue el primer secretario general de Podemos Oviedo y en la actualidad está apartado de la directiva local, bajo el control de Ana Taboada.

Compartir el artículo

stats