Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Prerrománico de juguete en la falda del Naranco con 54.000 ladrillos Lego

Reproducciones de Santa María y San Miguel de Lillo se muestran en el centro de interpretación

Turistas visitan la exposición “Lego-mánico Asturiano”.  Luisma Murias

Turistas visitan la exposición “Lego-mánico Asturiano”. Luisma Murias

La estampa es digna de un anuncio de televisión. La cosa va de aprender jugando y divirtiéndose. Y el Centro de Recepción e Interpretación del Prerrománico Asturiano, en Oviedo, cumple con esta premisa al pie de la letra. Hasta el 30 de septiembre, tanto asturianos como turistas pueden deleitarse observando de una forma diferente dos de los monumentos más relevantes del Principado: en piezas de Lego, Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo, además de una escena costumbrista, concretamente, una fragua mecanizada.

Es el Prerrománico de juguete. “Me gusta más así que cuando lo explican de otras formas más tediosas”, señala Elena Arranz, una turista madrileña de 15 años.

Es el Prerrománico de juguete. “Me gusta más así que cuando lo explican de otras formas más tediosas”, señala Elena Arranz, una turista madrileña de 15 años

decoration

Ladrillo a ladrillo, pieza a pieza y sin olvidarse de ningún detalle. La Asociación de Aficionados a Lego en Asturias, “Asturbrick”, llevaba mucho tiempo trabajando en este proyecto, la idea era exponerlo el verano pasado, pero la pandemia llegó para trastocarlo todo.

Sus planes se encontraron con baches en el camino, según cuenta Clara García, responsable de la exposición. La falta de suministro de ladrillos fue el problema clave. Sin embargo, aquello que habían avanzado cuando la vorágine del coronavirus aún no nos había absorbido, les sirvió de ancla para mantener férreas sus intenciones. Casi dos años después, se puede decir que el esfuerzo ha valido la pena. Se prevé que cientos de personas pasen por el Naranco durante todo el verano a ver este titánico trabajo. Los monumentos del Prerrománico ya forman parte de la familia Lego.

Luisma Murias

Detalle de una fragua mecanizada que cuenta con un pequeño motor que hace que las figuras permanezcan en movimiento de forma continua.

Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo han necesitado unos veinticinco mil ladrillos, mientras que la escena costumbrista algunos menos, cerca de cuatro mil. Hacerlas a escala no ha sido tarea fácil. Clara García cuenta que, en el caso de San Miguel de Lillo, se han servido solo de las proporciones de la puerta para poder llevar a cabo el resto de la construcción. La estética está muy cuidada, se ha respetado hasta el más mínimo detalle, de hecho, los técnicos de “Asturbrick” han querido hacerle hueco a la parte de San Miguel de Lillo que fue derruida a finales del siglo XI. Todo está muy pensado, incluso el interior de las figuras. Aunque apenas se ve, si se retirase el tejado de los monumentos, la estructura interior estaría reflejada tal cual, no se han olvidado de nada, han recreado hasta los arcos fajones.

Si se retirase el tejado de los monumentos, la estructura interior estaría reflejada tal cual, no se han olvidado de nada, han recreado hasta los arcos fajones.

decoration

“¡Ahí está “Scooby-Doo”!”, exclama Nora Agrassot, una pequeña turista catalana. Pero no solo él, Harry Potter, influencers o personajes de “El Señor de los Anillos” juegan también un papel protagonista en estas representaciones, un claro guiño a un mundo de fantasía y humor.

Una manera diferente de ver el arte que atrae a niños y adultos. La responsable de la actividad confiesa que, aunque se suele decir que la propuesta va dirigida especialmente a un público infantil, la inevitabilidad de los desplazamientos en familia en esta época estival hace que los adultos también lo disfruten. “Me parece una forma muy original de mostrarlo, realmente, es increíble, lo recomendaría”, confesó Neus Pascual, que visitó la exposición acompañada de su hija.

Luisma Murias

Una familia observa la representación de San Miguel de Lillo en la que se ha intentado reflejar, con un cambio de nivel de los ladrillos, que la estructura no está completa, debido a la destrucción de una parte de ella a finales del siglo XI.

En el Centro de Recepción e Interpretación del Prerrománico aún no saben si la exposición se extenderá más allá del mes de septiembre, con vistas al inicio del curso académico y a la reactivación de las excursiones de escolares, pero lo que sí tienen claro es que el nuevo proyecto de “Asturbrick” estará en sus vitrinas en las próximas semanas. Una réplica del Monte Naranco es su nueva idea, aún en proyecto.

Esta forma de ver, entender y aprender nuevos aspectos del Prerrománico no es nueva. Siempre se ha tratado de mostrar estos monumentos de forma diferente para atraer todas las miradas, las de los más interesados en este arte, “A mí, personalmente, el Prerrománico y el Románico me encantan en todas sus formas”, decía Isabel Hernán, turista madrileña, pero, también, las de los más despistados. En su día se utilizaron gominolas, papel o porexpán, incluso, trabajaron con Playmobil, una de las competencias más directas de Lego. No hay mejor forma de ensalzar el arte que experimentando con él.

La posibilidad de poder observar en diferentes formatos unos monumentos que el público ya ha visto a escala real antes de visitar la exposición ayuda ampliar su mirada más artística.

También es una buena antesala para aquellos que prefieren echar un vistazo a las bizarras propuestas de este Centro antes de darse un buen paseo por los monumentos o asistir a una visita guiada.

Luisma Murias

La representación de Santa María del Naranco, que contiene numerosos muñecos de Lego entre los que se puede identificar a influencers, a Ramiro I y al oso que, según cuenta la leyenda, mató a Favila.  

Personajes

La originalidad también resalta en esta muestra. No solo se han limitado a unir las piezas para dar forma a las distintas estructuras, también han introducido a los famosos muñecos de Lego. Estos no son solo personajes medievales, de la época en la se sitúa el Prerrománico. Han querido darle una vuelta a la situación y otorgarle un toque de modernidad a las figuras.

En verano, la afluencia de esta zona supera siempre lo esperado, visitan Oviedo y el Prerrománico cientos de personas procedentes de diferentes lugares de España y, también, de otros países. Estas propuestas innovadoras consiguen arrancar siempre la sonrisa de los visitantes, cuenta Clara García, “aunque ahora con las mascarillas no se vea, por lo menos se intuye”.

Horario y talleres

La exposición “Lego-mánico Asturiano” puede visitarse, en los meses de julio y agosto, todos los días, de diez de la mañana a dos de la tarde y de tres y media a siete de la tarde. En septiembre, el horario cambia, las visitas se concentrarán de miércoles a domingo desde las nueve y media de la mañana hasta la una y media de la tarde y, después, desde las tres y media hasta las seis de la tarde. La entrada es libre.

El Centro de Recepción e Interpretación del Prerrománico ha preparado también para este verano una serie de talleres para niños de entre cinco y doce años: “¡Prerrománico: Creatividad con Lego!” Les ayudarán a crear piezas de algunos de los edificios más representativos del Prerrománico Asturiano y, sobre todo, les dejarán jugar y experimentar con el mundo Lego. Cuentan con catorce plazas en cada sesión y el precio de la entrada ronda los cuatro euros. Harán volar la imaginación de los más pequeños de la casa.

Compartir el artículo

stats