Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo busca hacer más atractivo el nuevo modelo de San Mateo: un concurso premiará las casetas más originales

Los cuatro puestos para colectivos sociales, que podrán ser solicitados a partir de mañana, se ubicarán finalmente en la plaza de la Catedral

Terrazas de las casetas hosteleras del Paseo del Bombé en el San Mateo de 2019.

Terrazas de las casetas hosteleras del Paseo del Bombé en el San Mateo de 2019. Irma Collín

Acompañar el “salto de calidad sanitario” de incentivos para conseguir una estética más atractiva para las fiestas de San Mateo. Ese es el objetivo con el que el Ayuntamiento convocará un concurso de decoración de las 36 casetas hosteleras y cuatro puestos de colectivos sociales que se repartirán por la ciudad entre los días 10 y 21 de septiembre. La concejalía de Festejos busca más ambiente festivo en la nueva versión de los chiringuitos y premiará la creatividad de los hosteleros. El punto final al modelo que pervivió en la ciudad los últimos 38 años será oficial hoy mismo, con la aprobación, en junta de gobierno, de la bases para solicitar las nuevas casetas.

Todos los hosteleros del municipio tendrán quince días desde mañana para presentar sus solicitudes a una de las 36 casetas, repartidas en cuatro escenarios. El paseo del Bombé acogerá 20 de ellas, a las que se sumarán cuatro más unos metros más abajo, en el paseo de la Herradura. La plaza de Porlier albergará otras ocho regentadas por empresarios hosteleros, mientras que el parque del Truébano, en el Cristo contará con otras cuatro. Las cuatro reservadas para los colectivos sociales del concejo se instalarán finalmente en la plaza de la Catedral, en vez de en la calle Eusebio González Abascal. “Consideramos que es un lugar más idóneo, pues ofrece más espacio para terrazas y afectará menos a los edificios históricos de la zona”, explicó ayer la edil de Festejos, Covadonga Díaz.

La concejala del PP está a la espera de cerrar las bases y los premios de un concurso de decoración llamado a dar una vuelta de tuerca a la apuesta de Oviedo por sus fiestas. “Sería voluntario, pero se recompensará el esfuerzo por hacer de las nuevas casetas un lugar más atractivo y llamativo para los visitantes”, declara la edil, decidida a no arrugarse frente a la presión de los grupos que, en las últimas semanas, vienen pronunciándose y manifestándose contra la decisión de suprimir los chiringuitos instaurados en las fiestas en 1983. “Ya no hay marcha atrás, el cambio del modelo festivo que prometimos en campaña ya va a ser una realidad”, indicó la concejala a escasas horas de llevar a junta de gobierno las bases de su propuesta para hacer “un San Mateo mejor”.

Los empresarios de hostelería interesados en gestionar las casetas deberán acreditar que cuentan con al menos un establecimiento abierto al público, así como presentar toda la documentación acreditativa de que cuentan con un mínimo de dos personas en posesión con el título de manipulador de alimentos, que serían los encargados de velar por el cumplimiento de toda la normativa sanitaria para ofrecer así un servicio gastronómico de calidad.

En el caso de las asociaciones, estas deberán acreditar estar inscritas en el registro municipal, así como tener aprobada la memoria de actividades del ejercicio en curso para demostrar que no se constituyen con el único objetivo de tomar parte en las fiestas.

Horarios limitados

El horario de los recintos festivos, que conjugarán su oferta de ocio con el programa de conciertos del Auditorio, se prolongará entre las doce de la mañana y las doce y media de la noche de domingo a jueves y de 12.00 a 2.00 horas los viernes, sábados y vísperas de jornada festiva. En el caso de las cuatro casetas del parque del Truébano, estas ampliarán sus días de apertura hasta el 26 de septiembre, debido a la celebración de la Romería del Cristo.

El Ayuntamiento declara la fiesta “de interés oficial” para blindarse frente a las denuncias


Con la intención de blindar las fiestas de San Mateo frente a posibles denuncias por vulnerar la normativa municipal sobre ruidos, la concejalía de Festejos propondrá hoy a la junta de gobierno que apruebe la declaración de las celebraciones como fiesta de “interés oficial y cultural”. La excepción, prevista por la ordenanza de Protección de Medio Ambiente contra Ruidos y Vibraciones, busca evitar problemas como los producidos en el recinto de la Losa, donde los tribunales han prohibido la celebración de conciertos después de una denuncia de un particular por el exceso de ruido cuando la plaza de los Ferroviarios acogió los conciertos de San Mateo en 2019. Los técnicos de la sección municipal de Medio Ambiente avalan la utilización de la excepción que permitirá superar los niveles de ruido autorizados durante todo el horario de apertura de los recintos festivos repartidos por el Antiguo, el Campo San Francisco y el parque del Truébano. En su informe, los funcionarios dan por demostrado que las fiestas cumplen todos los requisitos para gozar un de marco excepcional durante su celebración.

Compartir el artículo

stats