El alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, recogió ayer de manos del presidente de la Hermandad de Donantes de Sangre del Principado de Asturias, Luis Suárez (a la izquierda), y de su vicepresidente, Antonio López, un diploma agradeciendo la administración local su “colaboración altruista y desinteresada”.