Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Detenido un camionero ebrio que iba en sentido contrario por el casco histórico de Oviedo

El conductor, natural de Pamplona, se negó a que se le practicara la prueba de alcoholemia y se mostró “poco colaborador” con la Policía

La calle Azcárraga.

La calle Azcárraga.

Faltaban unos minutos para llegar a la medianoche del sábado cuando, de repente, un camión de 3.500 kilos irrumpió en la calle Azcárraga del Antiguo desde Campo de los Patos y comenzó a circular calle arriba en sentido contrario convirtiendo la señal vertical de prohibido el paso en un mero elemento decorativo. El destino quiso que hubiese por la zona una patrulla de la Policía Local de Oviedo, que se encargo de dar el alto al piloto de inmediato. Presentaba claros síntomas de conducir bajo los efectos del alcohol.

El conductor, natural de Pamplona, detuvo el camión, habló con los efectivos policiales y cuando procedió a bajarse ya evidenció claros síntomas de haberse tomado alguna copa de más, según indican fuentes próximas al caso. El varón, de mediana edad, se mostró “poco colaborador” y se negó de manera insistente a someterse a la prueba de alcoholemia.

A pesar de su rechazo a colaborar, la patrulla procedió a la detención del hombre. Le atribuyen dos delitos contra la seguridad vial: uno por conducir bajo los efectos del alcohol y otro por no realizar voluntariamente el control pertinente para corroborar que no estaba en condiciones para ponerse al volante.

El arresto del camionero conllevó que la propia Policía Local asumiese la responsabilidad de poner a buen recaudo el vehículo. Un agente del servicio de Seguridad Ciudadana fue entonces el encargado subirse al camión y trasladarlo hasta el depósito de la grúa municipal, cuyas instalaciones se encuentran en la calle Francisco Bances Candamo, a medio camino entre La Ería y el Parque del Oeste.

A la espera de pasar a disposición judicial para responder por los delitos que le imputan los agentes encargados de darle el alto, el conductor pasó la noche arrestado en dependencias. Allí pudo recuperar la sobriedad después de una horas, tras ingresar con evidente perjuicio de sus facultades a causa del alcohol.

Este episodio fue, según indican fuentes de Seguridad Ciudadana, el único sobresalto detectado a lo largo de una madrugada dominical más tranquila que las registradas en los fines de semana anteriores. A pesar de la temperatura agradable y la ausencia de precipitaciones, apenas hubo que registrar incidentes o grandes incumplimientos de la normativa sanitaria. El operativo especial nocturno, ampliado para esta ocasión hasta las siete de la mañana, se saldó con varias intervenciones disuasorias de botellones y menos sanciones administrativas de las que cabía esperar inicialmente para el último fin de semana previo al cierre del ocio nocturno en interiores que decretará el Principado de Asturias esta semana para tratar de frenar el aumento de contagios registrado en las últimas semanas.

Civismo general

Frente a las ya conocidas como noches locas posteriores al final de los exámenes, las jornadas nocturnas de este fin de semana estuvieron marcadas más por una abundante afluencia de gente en las terrazas, pero en gran medida correspondiente al turismo familiar y a ovetenses que todavía no están disfrutando de sus vacaciones. Las patrullas controlaron en estos equipamientos hosteleros el cumplimiento de las normas sin registrar infracciones en la gran mayoría de los casos.

Compartir el artículo

stats