Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El comité que prepara la candidatura de Oviedo para la Unesco pide recuperar la variante del Naranco

Los expertos proponen un itinerario vinculado al Camino Primitivo, recuperar el mirador ramirense y peatonalizar el tramo entre Santa María y Lillo

San Miguel de Lillo, en primer término, y Santa María del Naranco, desde el mirador ramirense. | Miki López

San Miguel de Lillo, en primer término, y Santa María del Naranco, desde el mirador ramirense. | Miki López

Dignificar el entorno de los monumentos prerrománicos, sacar el tráfico del tramo entre Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo, recuperar el llamado “mirador ramirense” y armar un itinerario que, siguiendo el trazado del Camino Primitivo, arrancase de La Florida y transitase por el nuevo parque del Camino de Santiago para llegar hasta el Centro de Recepción e Interpretación del Prerrománico Asturiano. Estas son las peticiones del grupo de expertos que prepara la propuesta para lograr que Oviedo sea declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco para los monumentos del Naranco y su entorno.

La historiadora del arte Yayoi Kawamura, la arqueóloga Otilia Requejo, el arquitecto Jorge Hevia, el diácono de la Catedral Juan José Tuñón y el profesor Ángel de la Fuente, los cinco expertos que forman el comité, visitaron este martes el Naranco y constataron tanto la necesidad de intervenir en ese entorno como posibles ámbitos de actuación.

En su recorrido, el grupo de expertos siguió el trazado del Camino Primitivo de Santiago, viendo el posible itinerario de los monumentos, que arrancaría de La Florida. En el mismo inicio de este itinerario, el grupo de expertos ya encuentra aspectos a mejorar. Es el caso de la pasarela sobre la vía del ferrocarril entre La Argañosa y La Florida. “Presenta un estado muy deteriorado, sería bueno hacer una intervención ahí”, explica Jorge Hevia, portavoz del comité de expertos

Siguiendo el trazado de la vía santa, el grupo de expertos destaca el gran potencial que puede tener ese tramo, configurando un itinerario o senda peatonal que conecte la ciudad con los monumentos. “Desde La Florida, atravesamos el parque nuevo del Camino de Santiago, colindante con Purificación Tomás, una zona que tiene una calidad paisajística muy grande”, señala Hevia.

Las mayores reivindicaciones del grupo de expertos, no obstante, se centran en el mismo entorno de los monumentos. Para empezar, consideran que debería retirarse el tráfico del tramo que une los dos edificios ramirenses, y peatonalizar toda esa zona. “Recuperar la variante de los monumentos del Naranco sería una obra extraordinaria que resolvería muchísimas cosas. Por un lado, liberarías el tráfico rodado de toda esa zona, salvo para labores de conservación o mantenimiento. Esto permitiría hacer un paso peatonal en condiciones entre los dos monumentos y se evitarían los problemas de posibles interferencias entre vehículos y peatones, que puede llegar a ser peligroso. Y por otro lado, lograr hacer una integración paisajística más efectiva de la caja de los monumentos”, reflexiona el arquitecto.

Aparte del tráfico rodado, el actual trazado de la carretera propicia que se practiquen aparcamientos irregulares en las proximidades de San Miguel de Lillo, lo que puede a su vez suponer un riesgo para conductores y peatones. “Es un problema que sería bueno que pudiésemos evitar, y es otro problema que se solucionaría con la variante”, señala Hevia.

Además de esa intervención de gran calado, el comité de expertos insta a mejorar el aspecto del entorno de los monumentos, sobre todo en la zona de San Miguel de Lillo, que presenta zonas con mucha maleza. “Simultáneamente, se debería recuperar la finca de Lillo y el camino que lleva al mirador ramirense”, sostiene Hevia.

Esa zona a la que se refiere el arquitecto, el llamado “mirador ramirense”, es un punto singular desde el que se puede ver al tiempo San Miguel de Lillo y Santa María del Naranco, lo que podría hacer de este punto un lugar de especial interés para los visitantes a los monumentos prerrománicos. El problema es que la senda que lleva a ese enclave está impracticable por la maleza y, en determinadas épocas del año, la visión queda minorada por la falta de un mantenimiento continuado de la zona.

Durante su visita a los monumentos, los miembros del grupo de expertos que prepara la candidatura de Oviedo a Patrimonio de la Humanidad también hablaron con vecinos de la zona, que les alertaron de los problemas que ocasiona un arroyo que pasa al pie del lavadero donde está el aula del Centro de Recepción e Interpretación del Prerrománico. “Cuando llueve mucho, ese arroyo se desborda e inutiliza el camino que lleva a los monumentos”, explica Jorge Hevia. El Ayuntamiento, tal como publicó ayer este periódico, se ha comprometido con los vecinos de la zona a desarrollar los trabajos necesarios para encauzar el arroyo.

Tras esta visita a los monumentos prerrománicos del Naranco, el comité de expertos ha completado una serie de visitas a distintos enclaves de la ciudad, para comprobar el estado de los bienes patrimoniales que pueden ser incorporados a la propuesta que se remitirá a la Unesco. Ahora, el comité hará una pausa en sus reuniones mensuales hasta septiembre, aunque sus miembros seguirán trabajando cada uno por su cuenta madurando las propuestas y las conclusiones que han ido alcanzando desde que se formalizó el grupo, a finales de febrero.

Compartir el artículo

stats