Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El viejo HUCA quedará completamente desmantelado en un plazo de cuatro años

La demolición de la Residencia permitirá conectar la Avenida del Cristo con Celestino Villamil

Un árbol caído en el viejo HUCA

Un árbol caído en el viejo HUCA Irma Collín

Las máquinas entrarán en el viejo HUCA en 2022. Empezarán destruyendo aquellas partes del antiguo hospital que no caben en el plan de futuro del Cristo y adecuarán los nuevos viales en un proceso que se alargará hasta 2024. Entre 2025 y 2027 se pretende continuar reduciendo a escombros el actual cuartel de la Policía Nacional, completando la urbanización del nuevo corazón del barrio del Cristo y levantando equipamientos. Por último, en una tercera fase comprendida entre 2028 y 2030 se construirán hasta 800 viviendas en la zona baja que ya habría abandonado el cuerpo policial. Esa es la hoja de ruta que ha marcado el Principado en el Plan Especial para el barrio y que se presentó a las administraciones propietarias del suelo en una reunión celebrada el pasado jueves.

En la primera de las tres fases de las obras desaparecerán edificios tan emblemáticos como la Residencia o el Hospital General, pero también otros que a día de hoy siguen en activo, como la Lavandería Central, el Centro de Transfusiones y la Unidad de Tratamiento de Toxicomanías. De la Residencia Nuestra Señora de Covadonga solo quedarán su capilla y el salón de actos. El Principado va a tener que acelerar durante los próximos meses para dotar a los “supervivientes” del viejo hospital de un plan de reubicación que pueda ser realidad antes de que se empiecen a tirar sus actuales dependencias. En ese mismo espacio de tiempo es cuando se construirán los viales. La actuación de mayor calado de las previstas es la construcción de una rotonda en la calle Celestino Villamil, a la altura del edificio de Maternidad. De allí partirá una nueva carretera que se unirá con la avenida del Cristo de las Cadenas una vez se haya derribado la Residencia. De este nuevo vial también saldrá un camino que rodeará la llamada “Campa Central” hasta unirse con el parque del Truébano en el punto en el que se cruzan la avenida Julián Clavería y la calle Emilio Rodríguez Vigil.

El desmantelamiento del hospital será prácticamente total en un plazo de cuatro años. Las máquinas derruirán también las naves de servicios junto al Truébano, el antiguo edificio “A”(donde se encontraba oncología), las edificaciones polivalentes que rodean a los “hongos” y se estudia si tirar un anexo a Silicosis o conservarlo para que acoja una escuela de 0 a 3 años.

Llegado 2025, el viejo HUCA será un gran descampado en el que pervivirán los edificios de Maternidad y los “hongos”. En ese escenario arrancará la segunda fase del plan. Hasta 2027 se finalizará la urbanización y se construirán los equipamientos públicos de la campa central articulada en torno a los vestigios del recinto hospitalario. En ese gran parque se harán, por ejemplo, una zona destinada a eventos y otra a usos deportivos. En esta misma fase se tirará el cuartel de la Policía Nacional. Fuentes oficiales del cuerpo aseguran que una vez se llegue a este punto, no abandonarían la zona, sino que se desplazarán a “una parcela anexa”.

La tercera y última fase, que llegará hasta 2030, tendrá que ponerlo todo a punto, haciendo especial hincapié en los usos residenciales y comerciales que aparecen recogidos en el plan. Un tercio de los terrenos se dedicará a la construcción de 800 nuevas viviendas, de las cuales unas 400 serán protegidas. El resto de las 23 hectáreas contará con grandes zonas verdes y nuevos edificios. De estos, que tendrán usos heterogéneos, una buena parte se destinará a la Universidad. Allí, todavía ven lejano el proyecto, pero tienen decidido unificar servicios en El Cristo, creando su gran campus. Así, se abre la puerta para que Oviedo pueda llevar a cabo su “Ciudad de la Justicia”, reuniendo también los juzgados. El plan del Cristo es la primera ficha de un dominó que irá cambiando la cara de la capital asturiana una vez que las administraciones vayan reorganizando sus servicios gracias a la reutilización de los suelos del abandonado hospital.

Paralelamente a la urbanización, el Principado tiene un plan transversal que quiere financiar con fondos europeos. Se pretende instalar una red urbana de calefacción que recorrerá el subsuelo del antiguo hospital alimentada por “energía limpia”. Junto a esta irá una de las previsiones iniciales del equipo redactor: el “Camino del Agua”. Las lluvias se canalizarán a lo largo de un recorrido peatonal acompañado de una acequia que acumula el agua en unos estanques de laminación. Su curso, estiman los redactores permitirá que surjan “pequeñas islas de forma espontánea”.

En principio, según el plan financiero que se presentó durante la reunión del jueves, todo esto saldrá “a un coste cercano a cero” para las administraciones. Antes de que sea realidad deberá aprobarse el Plan Especial. Este hito se estima que puede llegar hacia el mes de octubre de este mismo año. El teniente de Alcalde, Nacho Cuesta, ya se ha comprometido a dar la mayor celeridad a un proyecto necesario para revitalizar un barrio que había quedado “tocado de muerte” tras la salida del viejo HUCA hacia La Cadellada. Así, se llegaría a 2022, el año elegido para dar el pistoletazo de salida. Pero también quedan aristas que limar entre los cuatro propietarios (Principado, Ayuntamiento, Tesorería General de la Seguridad Social y Ministerio del Interior).

De momento, las administraciones local y regional, que suman más de la mitad de la propiedad, están “totalmente alineadas”. Los más reticentes por ahora son los representantes regionales de la Seguridad Social, que plantean que su Ministerio todavía tiene mucho que decir en el planeamiento.

El portavoz socialista en el Ayuntamiento, Wenceslao López, celebró que “por fin camine” el proyecto que se encauzó “el pasado mandato” y que, a sus ojos, es “estratégico para toda Asturias por su vocación metropolitana”. Desde Somos, por su parte, se quisieron mantener “prudentes” hasta “tener acceso a la documentación del proyecto del Cristo-Buenavista”.

Compartir el artículo

stats