Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La retirada de las 17 calles franquistas que ordena el Principado se ejecutará en un mes

El Consistorio no aclara si el nombre que van a llevar esas placas va a ser el que eligió el tripartito pero avanza que habrá más cambios

Operarios retirando la placa de la calle Calvo Sotelo. | Miki López

El Ayuntamiento de Oviedo acatará inmediatamente la resolución de la Consejería de Presidencia del Principado, que ha hecho firme la orden para que se supriman 17 nombres de calles de la ciudad –el conocido como “callejero franquista”– por vulnerarla ley de Memoria Democrática. Aunque el gobierno regional le ha dado seis meses de plazo al Consistorio para modificar esos nombres, el equipo de Gobierno quiere tener solucionado el problema antes de que acabe el mes de agosto.

El Ayuntamiento asume la orden del Principado, pero no detalla si las placas que van a dar nombre a esas 17 calles van a ser los mismos que había determinado el anterior tripartito, integrado por IU, Somos y PSOE. “En un mes estará concluido el expediente, que incluirá no sólo nombres nuevos para estas 17 calles y para otras que han tenido peticiones vecinales concretas, sino que también contemplará nombres para calles, plazas y rincones que aún no han sido bautizados y cambios en otras que sí tienen nombres, pero que creemos que no están a la altura del respeto a la libertad, a la democracia y al valor de la convivencia en paz que Oviedo y España merecen”, señala el segundo teniente de Alcalde y concejal delegado del área de gestión del patrimonio, el popular Mario Arias.

Arias asegura que el Ayuntamiento ya sospechaba cuál iba a ser la respuesta del Principado a sus alegaciones contra el cambio de nombre de esas calles. E insiste: “Acatamos la resolución del Principado y, de hecho, ya estábamos convencidos de cuál sería su contenido. Por ello, llevamos semanas trabajando en un expediente de modificación de nombres de calles que incluye a estas 17 y a algunas más, para dar respuesta a peticiones vecinales o de entidades que se han dirigido al Ayuntamiento proponiendo homenajes a personas que merecen figurar en esa humana historia de Oviedo que se escribe con el nombre de sus calles”, dice el edil. “Dar el nombre a las calles es una potestad del Gobierno municipal y la vamos a ejercer con total seriedad y responsabilidad”, añade.

El Gobierno local acatará la orden de la consejería de Presidencia a pesar de estar en total desacuerdo. “Evidentemente, no estamos de acuerdo. Creemos que existen nombres, como por ejemplo el de José Calvo Sotelo, que no merecen tal desprecio después de ser víctima de la intransigencia y de la violencia en unos tiempos convulsos previos a la Guerra Civil y al franquismo. Mal puede ser un defensor de la dictadura alguien que fue asesinado antes de que se produjera el golpe de Estado, afirma Mario Arias. “Pero vamos a dar por zanjada esta polémica que nada aporta al futuro de Oviedo. La izquierda solo mira hacia el pasado. Nosotros miramos hacia el futuro. Y para eso necesitamos superar las trincheras en las que nos quieren entretener quienes solo piensan en las batallas de nuestros bisabuelos”, subraya el concejal popular.

Compartir el artículo

stats