Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urbanismo cifra en 200 millones la inversión en obra mayor desbloqueada en este mandato

El plan del Cristo, con unas demoliciones que costarán 32 millones, y las torres de San Lázaro, de 25 millones, encabezan los proyectos previstos

Detalle del Viejo Huca

Detalle del Viejo Huca

Oviedo empieza una década de obras. Al desbloquearse el atasco de papel en el área de Urbanismo, las licencias empezaron a salir, los expedientes a tramitarse y las inversiones en infraestructuras en la capital del Principado encaran unos años de actividad frenética. El servicio está tramitando grandes proyectos por unos 200 millones de euros. El pasado jueves se presentó el Plan Especial del Cristo, que supondrá la mayor obra en la ciudad desde la crisis y que el Ayuntamiento de Oviedo gestionará “con la mayor celeridad posible”. Las demoliciones, que arrancarán el año que viene, y el proceso de urbanización y adecuación de nuevas calles y zonas verdes, supondrán un desembolso para las administraciones de unos 32 millones de euros. A coste cero, dicen, porque las parcelas que se venderán en la zona en la que se encuentra actualmente el cuartel de la Policía Nacional conllevarán unos ingresos estimados de otros 35 millones de euros, lo que hará que siga girando la rueda del dinero una vez que las empresas se lancen a edificar en estas parcelas. En total, se estima que la inversión de las administraciones y las constructoras ronde los 62 millones. A todo esto habrá que sumar los costes de rehabilitación de los equipamientos supervivientes al paso de las máquinas y la construcción de los nuevos edificios, cuyo coste todavía no se contempla en el plan financiero presentado a los propietarios.

Tras años de pequeñas actuaciones, la capital del Principado encara una década en la que pretende volver a cambiar de cara. El acuerdo por La Vega con Defensa, que se pretende firmar a la vuelta del verano, supondrá nuevas inversiones y la reurbanización de otra gran zona infrautilizada de la ciudad. Pero la agilización del servicio ha dado luz verde –o planea hacerlo en las próximas semanas– a otras obras millonarias como los dos rascacielos de San Lázaro (unos 25 millones de euros), la rehabilitación de la sede de Hacienda (13), la construcción de los institutos de La Florida y La Corredoria (20), la residencia de Estudiantes del Cristo (15), la nueva sede del IPLA (9,5), el hotel Wamba en la plaza de la Catedral (8), el tanatorio de Prado de la Vega (5), las torres del Vasco que quedan por (5), la construcción de un nuevo geriátrico en Montecerrao (3,7) y de otro más en el mismo barrio del Cristo (2).

Los proyectos desbloqueados en Oviedo

El Urbanismo municipal, pisando el acelerador, compensa la hasta ahora austera inversión municipal en infraestructuras. Mientras el servicio de obras de la casa está inmerso en una fase de planificación en la que tiene por delante asuntos como la gestión de los fondos EDUSI o la rehabilitación de la plaza de toros, se están agilizando “al máximo” los proyectos dibujados fuera del Consistorio.

Con el visto bueno de Cultura, el servicio planea expedir la licencia para la construcción del hotel Wamba en la plaza de la Catedral “este mismo mes”. La misma constructora también ha obtenido licencia para rehabilitar el antiguo edificio de SEDES en la calle Uría, lo que supondrá un desembolso de otros dos millones de euros. No todo es mérito del trabajo en el servicio. Las buenas relaciones con el Principado y, en particular, con Patrimonio, han posibilitado que algunos de los proyectos pudiesen tramitarse sin dificultad. Ahí figura el proyecto para el Martillo de Santa Ana, que se estima que conlleve una inversión de unos 4 millones. Es una de las deudas históricas del Arzobispado con la ciudad y, tras muchos años, ya cuenta con un proyecto y está en vías de resolverse.

Hay obras en marcha y otras en vías de empezar, pero la inversión en la construcción repunta en la capital asturiana. En la Cámara de Comercio lo celebran y señalan que el Ayuntamiento de Oviedo “está marcando la pauta” en el área de Licencias desde que cambió su dirección. Aunque el acelerón también se ha dejado sentir en la parte de planeamiento. En las últimas semanas se han desbloqueado actuaciones como la ampliación del polígono Espíritu Santo, cuya urbanización conllevará cerca de tres millones de euros. Pero también otros asuntos enquistados, como por ejemplo la Unidad de Actuación de Vaqueros-La Estrecha, que ya tiene en marcha la expropiación de los terrenos y, apuntan desde el servicio, está a punto de “aprobarse el proyecto de compensación”. El pasado jueves, además, se aprobó el proyecto de urbanización de una parte del Plan Especial de Armando Collar, un asunto atascado desde hace diez años.

El presidente de la Cámara de Comercio, José Manuel Ferreira, explica que asistimos a un “repunte extraordinario” de la actividad y que se está convirtiendo en “un patrimonio de la ciudad que facilitará que se capten inversiones”. Así, desde la entidad cameral, se muestran satisfechos con lo que está en marcha, pero miran al futuro y a La Vega como la zona de mayor crecimiento de la ciudad y el punto en el que concentrar los esfuerzos de la administración.

Oviedo sigue haciéndose y rehaciéndose. El Plan del Cristo, de seguir su curso, será la primera piedra de una sucesión de actuaciones. Las demoliciones posibilitarán la construcción de nuevas calles y se abrirá la puerta a que las administraciones muevan sus fichas, unificando equipamientos en distintos puntos de la ciudad. Pero, de momento, lo que está estudiado para financiarse es la creación de una gran campa.

Compartir el artículo

stats