Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La avenida de Galicia ampliará las aceras y dejará solo dos carriles para los coches

El Ayuntamiento de Oviedo incluye un carril bus, mantiene la mitad del aparcamiento y consolida las terrazas para el tramo entre Toreno y la plaza de América

Terrazas en las plazas de aparcamiento de la avenida de Galicia

Terrazas en las plazas de aparcamiento de la avenida de Galicia Luisma Murias

El tramo “hostelero” de la avenida de Galicia seguirá conquistando espacio. El proyecto contratado hace dos meses por el Ayuntamiento ya está dibujado y, a grandes rasgos, ya se sabe lo que se hará con el próximo presupuesto. Las dos aceras de la avenida crecerán entre metro y medio y dos metros pegándole un buen bocado a la calzada. Desaparecerá uno de los dos carriles de bajada y ocurrirá lo mismo con los aparcamientos del carril de subida, que ya utilizan como terraza transitoria algunos de los locales hosteleros. Eso no es todo. El carril bus que sube desde la calle Toreno se extenderá hasta la plaza de América. En conclusión, la avenida de Galicia solo tendrá entre la plaza de América y la plaza del General Ordóñez dos carriles, uno para subir y otro para bajar. A cambio, la calle ganará espacio para los peatones y también para las terrazas que se agolpan en una de sus orillas, consolidando el eje de bares y restaurantes.

El plan municipal pasa por trasladar esas plazas de aparcamiento perdidas a la calle Concepción Arenal, delante de los Juzgados, antes de llegar a la parada de taxis. El servicio de Infraestructuras, dirigido por el teniente de alcalde Nacho Cuesta, contrató el proyecto a la empresa Abside Asturiana Occidental, que está “muy cerca” de entregarlo a los técnicos municipales. Una vez lo hagan, habrá que buscar financiación para llevarlo a cabo que, en el servicio, confían en que llegue una vez eche a andar el próximo presupuesto.

En un principio, se habló de peatonalizar este tramo de la calle, pero la redistribución del tráfico no resultaba sencilla. Así, se ha optado por una opción más sencilla, aunque también supondrá ciertos cambios en la circulación por la ciudad. Se cumpliría el plan que presentaron los hosteleros de la calle al Ayuntamiento hace poco más de un año. Ellos mismos fueron los que rebajaron los planteamientos iniciales de peatonalizar la calle, alumbrando una idea más similar a la de un bulevar, que es por lo que, finalmente, se ha optado.

Por un lado, en la acera que acompaña los carriles de subida, los bares podrán instalar terrazas más desahogadas que con las que cuentan ahora y se reduciría el tráfico junto a ellas, al dedicarse el carril exterior únicamente al tráfico de autobuses. En el carril de bajada, aunque se mantienen los aparcamientos, estos se desplazarían al suprimirse una de las dos calles para los coches, alumbrando una acera más ancha que, si bien no tiene los problemas de tránsito con las que cuenta su vecina facilitará que los bares que están allí instalados puedan ganar también sus metros de terraza.

Estas actuaciones no podrán ejecutarse en el pequeño tramo de la avenida de Galicia que separa Toreno de la calle Cervantes. Allí, simplemente, se habla de una reurbanización que consistirá en trabajos de reasfaltado. A partir de la calle Cervantes es donde se suprimirán los aparcamientos del carril de subida y el mismo tramo en el que se ampliarán las dos aceras de la avenida.

El Ayuntamiento aprovechó el mes de abril para encargar diversos proyectos para cambiar la trama urbana del centro de la ciudad. Junto a la asistencia técnica de redacción del proyecto del bulevar de la avenida de Galicia, también se pidió a diversas empresas lo propio para las calles Fruela y Rosal, que el Ayuntamiento quiere peatonalizar.

Compartir el artículo

stats