Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Raquel Lagartos Ilustradora, presentó ayer “Dicen que no hablan las plantas”

“En un futuro me gustaría hacer un comic sobre Oviedo, sobre mi tierra”

“Soy una gran lectora, por lo que no tengo problemas y de hecho me resulta muy positivo trabajar directamente con los escritores”

Raquel Lagartos, ayer, en la presentación de su nuevo libro.

Raquel Lagartos, ayer, en la presentación de su nuevo libro.

Raquel Lagartos (Oviedo, 1982), presentó ayer en el Campo San Francisco, junto al escritor Fernando Marías, la antología de poemas “Dicen que no hablan las plantas”. Lagartos es ilustradora y autora también de cómics inspirados en diferentes autores del mundo literario.

–Este poemario es una propuesta para que la gente quiera leer poesía. ¿Cómo surgió la idea?

–Fernando Marías y Raquel Lanseros ya habían trabajado conmigo, así que cuando me comentaron este proyecto de Anaya, acepté encantada. La idea de crear ilustraciones de naturaleza me llamaba mucho la atención y la elección de los poemas sabía que me iba a convencer completamente.

–La parte de la narrativa se puede decir que se divide en dos, la literaria y la visual. ¿Es difícil crear las ilustraciones acorde a los poemas que se iban eligiendo?

–El trabajo fue complicado porque cada poema era un mundo completamente diferente, así que crear una narrativa que contase una historia englobando todas las ilustraciones fue una auténtica hazaña. Quise respetar cada poema e intenté plasmarlo de una forma conjunta, pero siempre dejando claro la idea de cada texto.

–Ser ilustradora no debe ser siempre un trabajo fácil. ¿Qué se siente al trabajar codo con codo con escritores?

–Nunca he tenido ningún tipo de problema, siempre me han dado mucha manga ancha para poder crear mis ilustraciones de forma libre. Soy una gran lectora, por lo que muchas veces es algo muy positivo para mí trabajar con ellos.

–¿Cómo empezó su carrera artística?

–Comencé haciendo encargos pequeños, de gente que sabía que dibujaba, pero suelo decir que mi carrera, en realidad, empezó con el cómic “Mary Shelley: la muerte del monstruo”, que creé con mi marido, Julio César Iglesias.

–Trabajar en equipo puede ser complicado, más si hay vínculos afectivos. ¿Cómo se conciclia la vida matrimonial con la laboral?

–Somos muy compatibles, trabajamos muy bien juntos. Nuestro estudio está en casa y compartimos el mismo espacio, así que nos ayudamos en nuestros diferentes proyectos. No tenemos queja, nos lo pasamos muy bien con nuestro trabajo y cuando lo compartimos la experiencia es igual de buena.

–Estudió Matemáticas, pero después comenzó en la Escuela de Artes de Oviedo. ¿Por qué ese cambio?

–Con dieciocho años no sabes exactamente qué es lo que quieres hacer con tu vida, así que comencé en la Universidad de Oviedo en Matemáticas y decidí terminar la carrera, pero redescubrí los cómics y pensé que era eso lo que quería hacer, así que me metí en la Escuela de Arte. Fue una experiencia que me indicó hacia dónde quería dirigirme.

–¿Se ha planteado irse de Asturias?

–Nunca. Aquí tengo a todos mis seres queridos y me gusta mucho mi tierra. Llevamos años pensando en hacer un cómic sobre Oviedo, pero aún no hemos podido –mi marido y yo– encontrar el momento para crearlo, pero es una parte de nuestra vida fundamental, así que esperamos poder hacerlo en un futuro.

La poesía llega al Bombé con una ovetense y un bilbaíno

Ayer, en el paseo del Bombé, en el Campo San Francisco, la ilustradora ovetense Raquel Lagartos y su compañero escritor Fernando Marías presentaron su nueva obra, en la que también participó Raquel Lanseros, “Dicen que no hablan las plantas”. El proyecto, dice Marías, quiere “motivar a la lectura de poesía a todas las personas, sobre todo a los más pequeños”.

La presentación se realizó al aire libre para que los espectadores pudieran disfrutar del aire libre y de la naturaleza, una de las “partes clave”, según Fernando Marías, de la propuesta poética que elaboraron los tres autores durante la pandemia. El volumen es en realidad una antología ilustrada con 52 poemas, uno para cada semana del año, de los autores en habla española que más les han interesado a los tres. El libro lo edita Anaya y ya ha salido a la venta.

Compartir el artículo

stats