Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un palacio que es un museo

Un funcionario destinado en el edificio de la plaza del Sol diseña para el inmueble un centro sobre la historia local

El palacio de Inclán y Leyguarda, en la plaza del Sol. | Irma Collín

El palacio de Inclán y Leyguarda, en la plaza del Sol. | Irma Collín

Gonzalo Cuervo es funcionario y trabaja en el palacio de Inclán y Leyguarda, en la plaza del Sol. Su otra pasión es la historia, y de la coincidencia entre su día a día y sus investigaciones ha nacido una idea que sueña con ver hecha realidad: que el inmueble donde trabaja, un caserón del siglo XVIII, se convierta en el museo de la historia de Oviedo.

Su proyecto no se ha quedado en una mera especulación. Para finalizar su grado en Historia del Arte, decidió convertir esta propuesta en la materia de su trabajo de fin de grado, que contó con la tutoría de Isabel Ruiz de la Peña. Así la “propuesta museológica para el palacio de Inclán y Leyguarda” se ha convertido en un documento muy trabajado donde Cuervo diseña espacios, elementos, vinilos y hasta propuesta educativas para lo que podría ser el museo de Oviedo.

“Un palacio del siglo XVIII ubicado en el centro histórico de la ciudad, con una superficie útil de dos mil metros cuadrados, repartidos en cuatro plantas, supone una oportunidad única para la creación de un espacio educativo”, sostiene. A su favor está el hecho de que la Administración no ocupa más que un 20% del espacio, y está convencido de que el palacio de la plaza del Sol puede seguir manteniendo este uso e incorporando en él el museo sin mayor problema.

Su plan también incluye solicitar su declaración como Bien de Interés Cultural, por más que de momento no haya recibido respuesta. Pero la parte importante es la del museo de la ciudad, ubicado en el centro de Oviedo y con la posibilidad de abrir una entrada nueva a la calle Carpio para hacer más fácil el paso de los visitantes.

Este museo soñado por Cuervo integrará varios bloques correspondientes a los grandes periodos histórico-culturales de la ciudad, desde sus orígenes hasta el gran incendio del siglo XVI. Se expondrán vídeos explicativos de los distintos periodos y se dispondrán paneles explicativos de las fases urbanas, maquetas y elementos arquitectónicos realzados sobre peanas.

Gonzalo Cuervo ha desarrollado su propuesta en un trabajo de fin de grado de Historia del Arte

decoration

Pero uno de sus elementos principales, indica, es la recreación en la planta baja del patio central del Arca Santa, expuesta en una urna de cristal. “La iluminación será efectista para contribuir a fijar la atención a lo que fue el elemento más dinamizador de la ciudad. Se creará una línea del tiempo con los acontecimientos más relevantes de la historia para que el espectador pueda establecer comparaciones. Habrá soportes de última generación como hologramas o pantallas táctiles y piezas originales”.

Gonzalo Cuervo considera que este tipo de equipamiento ayudaría a dinamizar la ciudad, y destaca, en este sentido, la exposición de LA NUEVA ESPAÑA “Santullano, viaje al siglo IX”, como un ejemplo del tipo de elementos que podrían integrar el museo de Oviedo.

El diseño de su equipamiento se realiza para ser visitado desde la planta baja, para ser conducido a la primera planta del edificio, en la que finalizará el recorrido, saliendo por puerta ubicada en la plaza del Sol.

Entre los aspectos que Cuervo destaca dentro de su programa, destacan los orígenes de la ciudad, imbricados en el proceso de la Reconquista, con la figura de Alfonso II como artífice de la ciudad, los tres periodos del arte prerrománico, prerramirense, ramirense y de Alfonso III, peculiaridades, evolución y reflejo de la política y lo religioso. Después se da paso al arte románico, sus manifestaciones arquitectónicas, siendo la Cámara Santa la estrella.

Se profundiza también en el museo en la idea de “Oviedo, principio y fin del Camino de Santiago”, puesto en relación a la campaña de prensa existente para dar conocimiento de la importancia que tuvo la ciudad en el origen de la vía jacobea.

Otro apartado del museo pone de relevancia la importancia del obispo Pelayo y la gran obra encargada en el scriptorium de San Salvador, el Liber Testamentorum. La apertura del Arca Santa fue un hecho de gran importancia con repercusiones en la construcción de la ciudad y en la imagen que de ella se iba fraguando en los peregrinos que se acercaban.

Por último, la construcción de la Catedral abarcará doscientos años de historia en los que, entre otros, se abordará la ciudad-mercado, con recreaciones de época.

Compartir el artículo

stats