Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La plaza de toros ganará un edificio de servicios tras el derribo del viejo HUCA

El plan para los terrenos del antiguo hospital contempla también la construcción de una rotonda entre Alejandro Casona y Fuertes Acevedo

La plaza de toros de Oviedo.

La plaza de toros de Oviedo. LNE

El viejo HUCA, llegado 2030, será un gran parque que funcionará como reserva de suelo según vayan surgiendo “necesidades específicas”. En las sucesivas fases de tres años que componen el plan de las administraciones para darle una segunda vida a los terrenos, Oviedo irá ganando activos. En la primera, que se pretende comenzar el año que viene y se extenderá hasta 2024, se pretende cerrar la herida del complejo hospitalario abandonado haciendo desaparecer buena parte de sus edificios y alumbrando una gran campa. En esos primeros compases ya se dejarán ver varios logros específicos. Además de nuevos viales que conecten el barrio del Cristo, el plan contempla la construcción de una glorieta en el cruce entre Alejandro Casona y Fuertes Acevedo. El plan especial también incluye darle al Ayuntamiento una parcela cercana a la plaza de toros. Allí, el Consistorio quiere construir un edificio que dé servicio a los eventos que se celebren en el coso taurino una vez esté rehabilitado. La financiación para lo último saldrá de las arcas municipales. Los viales, en cambio, saldrán de una caja común que deberán crear las administraciones participantes del proyecto.

El Principado ha dibujado una larga hoja de ruta que empieza con la creación de una sociedad gestora –una empresa que aglutine a las administraciones que participen del futuro de los terrenos– y finaliza en 2030. Los inmuebles que se dibujan en las infografías del proyecto ganador del concurso quedarían para el después. Si las negociaciones van bien y el Ministerio del Interior y la Tesorería General de la Seguridad Social se suman al proyecto del Principado y el Ayuntamiento de Oviedo, planean ganar 35,17 millones con la venta de 20.000 metros de suelo público para edificar. Ingresos a los que pretenden sumar otro millón con la comercialización de unas plazas de aparcamiento en la zona en la que hoy acoge el cuartel de la Policía Nacional. Los derribos y la urbanización del ámbito les harían desembolsar algo menos de 32 millones de euros. El saldo total que le quedaría a esa sociedad gestora serían 3,15 millones de euros.

El gran campus de la Universidad de Oviedo será un proyecto para la próxima década. Este, aunque no hay nada decidido, lo podría financiar la propia Universidad. Hasta entonces, Oviedo ganará carreteras, parque y su nueva plaza de toros. El análisis financiero que se recoge en el avance del plan especial que se presentó el pasado jueves a los propietarios depende de varios factores que todavía son inciertos. En primer lugar, del acuerdo de las administraciones. La Tesorería General de la Seguridad Social, propietaria de buena parte de los terrenos (28,5%), no las tiene todas consigo y, en el caso de romper, las administraciones regional y local tendrían que pasar por una expropiación que añadiría un puñado de millones de euros en la caja de los gastos, descuadrando todas las cuentas. El Principado, además, fía a los fondos europeos su proyecto para hacer del Cristo un barrio “verde” y, el maná de la UE, aunque concuerda con el proyecto regional en sus principios y objetivos, todavía es incierto.

En el análisis financiero del proyecto se contemplan las tres fases de obra de tres años cada una. El grueso del dinero se gastará entre 2022 y 2024. En primer lugar, se deberá encargar un proyecto. Una vez este esté redactado, comenzarán los derribos y la urbanización de los viarios principales. Aquí se gastarán más de 21 millones. Pero también empezará a entrar el dinero en la caja de las administraciones, con la venta de dos parcelas junto al parque del Truébano (donde se tirarán unos almacenes) y otra que hoy es una pequeña zona verde en la avenida del Cristo de las Cadenas se calcula que la sociedad gestora podría embolsarse algo más de nueve millones de euros.

Pero el Ayuntamiento pedirá la cuenta por separado. La plaza de toros ya se había sacado del plan conjunto y, actualmente, los técnicos están trabajando en un proyecto que cumpla las exigencias de la Consejería de Patrimonio y responda al aforo que les pide el Alcalde. Este recinto multiusos podrá ganar, con el derribo de la antigua Escuela de Enfermería y del Centro de Transfusiones, una parcela en la que el Consistorio quiere levantar un edificio que sirva de apoyo al coso de Buenavista.

Otra de las actuaciones que sí que contempla el presupuesto estudiado en los documentos del plan especial son los equipamientos de la gran campa central, zonas deportivas y destinadas a eventos. En el medio, quedará el edifico de Maternidad, propiedad de la Tesorería General de la Seguridad Social. De momento no parece que se contemple una partida para rehabilitarlo tras años de abandono. Eso quedará para la próxima década, que es cuando el parque podría convertirse en campus.

Compartir el artículo

stats