Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cantante Lorena Álvarez hace suyo Oviedo

La intérprete de Ibias llena Porlier y hace disfrutar tanto a fans como a espectadores casuales con su ritmos folk y su canción tradicional asturiana

Lorena Álvarez y Víctor Herrero, ayer, en Porlier. | L. Murias

Lorena Álvarez y Víctor Herrero, ayer, en Porlier. | L. Murias

Cuando José Antonio Vega supo que Lorena Álvarez cantaba en Oviedo, no dudó ni un segundo que iría al concierto del ciclo Enclave Pop. La había visto por primera vez en Sevilla hace años y pudo hablar con ella en pleno espectáculo, cuando ya pisaba el escenario. “Llegué tarde y le grité que si ya había cantado ‘La boda’; cuando me contestó que sí le dije que era de La Felguera. Repitió la canción solo por mí”. Esta es la historia de cómo un tipo de las Cuencas se convirtió en un seguidor de la artista de San Antolín de Ibias. “Volví a verla muchas veces, unas seis o siete, pero no me canso. Hace tiempo que no voy a un concierto suyo. Tengo ganas de escucharla de nuevo”, añadía, mientras esperaba en las sillas dispuestas en la plaza, protocolo covid.

El público, ayer, en la plaza Porlier, durante la actuacion de Lorena Álvarez. | Luisma Murias

Un rato después, la cantante ya había conquistado la plaza con sus ritmos folk y su canción tradicional asturiana ante un aforo completo. El público disfrutó de los sonidos relajantes y melódicos; de la voz de la autora y de la guitarra portuguesa de Víctor Herrero, que también estuvo al piano. Muchos habían llegado solo por ser Lorena Álvarez la que cantaba; otros, espectadores casuales, no la conocían y se quedaron a descubrirla. “No sé quién es, pero me gustan estas iniciativas y quiero apoyar a los artistas de la región”, comentaba Ana Artos antes de que la cantante saliera a escena.

Al inicio Lorena Álvarez buscó la complicidad de un público que arrancó frío. “Gracias por esta falta de aplausos de bienvenida”, comentó entre risas cuando cogió el micrófono. La respuesta fue una ovación cerrada, que llamó la atención de algunos paseantes que decidieron tomar asiento.

En la hora que duró el concierto la cantautora ibiense dejó una cuidada selección de temas. “Va a ser una montaña rusa. Las hay tristes y también las hay para bailar”, había avisado antes de arrancarse. Y así fue. El público no pudo quedarse quieto cuando llegaron canciones como “Persona”, incluso se formó una improvisada pista de baile para niños y perros al fondo de la plaza. Con las tristes, la cosa se calmaba, hasta llegar a la despedida.

Dentro de seis días, el miércoles 28, será el turno en Porlier para el dúo “L-R”, formado por Leticia González y Rubén Bada, otra ocasión para seguir disfrutando de músicos de la escena independiente asturiana, de la que bebe la programación de este ciclo Enclave Pop.

Compartir el artículo

stats