Los vecinos de Ciudad Naranco le exigen al Ayuntamiento que se ponga en contacto con los propietarios de una casa abandonada que está situada en el número 30 de la calle Menéndez y Pelayo, cerca del colegio Loyola. Piden que el Consistorio obligue a los dueños de la vivienda a limpiar una parcela que consideran “insalubre” y “peligrosa”.

No en vano, según denuncian los vecinos, dicha parcela está llena de suciedad y la maleza que ha crecido en su interior “invade la acera” en una zona muy transitada del barrio, justo al lado de una parada de autobuses y en un lugar de paso para los estudiantes del citado centro educativo. La presidenta de la asociación Activa Ciudad Naranco, Marisa Álvarez, denuncia además que el cierre de la casa está “oxidado” y con partes caídas, un hecho que puede ser peligroso para los transeúntes. “Llevamos años denunciando una situación que es lamentable”, dice Álvarez.