Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La jueza rechaza suspender de urgencia las casetas mateínas y salvar los chiringuitos

Cuatro asociaciones y 48 hosteleros han pedido ya alguno de los nuevos 40 puestos, un proceso de preinscripción que finaliza el próximo lunes

El célebre chiringuito del Topu Fartón, ya desaparecido, en Porlier, en una imagen del San Mateo de 2014. | Luisma Murias

El célebre chiringuito del Topu Fartón, ya desaparecido, en Porlier, en una imagen del San Mateo de 2014. | Luisma Murias

La primera batalla judicial para tumbar el cambio de modelo festivo que plantea el equipo de gobierno y salvar el de los chiringuitos históricos la han perdido las asociaciones y colectivos que llevan 38 años participando en las fiestas de San Mateo. La jueza del contencioso número 6 de Oviedo denegó ayer la suspensión cautelar de urgencia del proceso para adjudicar las nuevas casetas, como solicitaban la asociación de Peñas del Real Oviedo (Aparo) y la asociación Pinón Folixa y rechazó, igualmente, la petición subsidiaria que habían añadido para que autorizase la instalación de los puestos tradicionales en los mismos emplazamientos de todos los años.

El auto desestima adoptar una suspensión cautelar de urgencia, también conocida como “cautelarísima”, pero no el incidente para decidir, con algo más de margen, sobre unas medidas cautelares que pudieran paralizar el proceso. De hecho, los motivos que han llevado a la jueza Rosa María Fernández a no suspender de forma inmediata las bases reguladoras para la instalación de casetas de uso hostelero en San Mateo de 2021, aprobadas por acuerdo de la Junta de Gobierno el 8 de julio, tienen que ver con la ausencia de “una situación de especial urgencia, entendida como de mayor intensidad que la normalmente exigible para la adopción de medidas cautelares”. Porque, como ella misma señala en el auto, el inicio de las fiestas de San Mateo es el 10 de septiembre de 2021 y el inicio de la instalación de las casetas se a partir del día 7 de septiembre.

Ese calendario parece, por tanto, que da margen suficiente a que se tramite, como así manda la jueza, una suspensión cautelar, pero no de urgencia, antes de que lleguen las fiestas. A esta petición se sumará otra medida cautelar presentada, en este caso, por el PSOE ovetense, en otra demanda sobre el mismo asunto pero en otro juzgado. El objetivo de estas medidas sería evitar que la resolución del pleito en cuestión llegue cuando San Mateo haya pasado, haciendo irrelevante, en ese caso, los efectos de la sentencia.

El grupo municipal del PSOE habló ayer precisamente de las casetas de San Mateo, y lo hizo para denunciar una “subvención encubierta” del PP y Ciudadanos. “Por primera vez en la historia”, protestaron los socialistas en un comunicado, “será el Ayuntamiento el que pague el coste total de las casetas, se trata de dar un cheque en blanco a los amigos y convertir las fiestas en un negocio asegurado para algunos. Los grandes defensores del libre mercado inventan subvenciones cuando se trata de que sus lobbies hagan caja”, remataron. El PSOE recalcó que hasta ahora tanto los chiringuitos históricos como las casetas de hostelería de San Mateo “asumían el coste de sus instalaciones”. “El PP y Ciudadanos han decidido que durante los próximos tres años sea el Ayuntamiento el que se haga cargo de todos esos gastos con un coste para las arcas municipales de 211.000 euros”.

Al tiempo que la oposición formulaba estas denuncias, fuentes municipales informaron que el proceso de adjudicación de estos puestos ya acumula más peticiones que casetas. En concreto, para las 36 casetas de hostelerías, que se reparten por el Bombé y La Herradura en el Campo San Francisco, el Trúebano, y Porlier, ya se han apuntado 48 hosteleros, mientras que para las cuatro plazas reservadas a asociaciones en La Catedral ya figuran cuatro asociaciones que han pedido sitio. El plazo para que los hosteleros puedan apuntarse al al proceso de adjudicación de estos puestos finaliza el próximo lunes 26 de julio.

Compartir el artículo

stats