Con un ojo puesto en los jóvenes y el otro en los bares, el Ayuntamiento quiere aumentar la vigilancia ciudadana para frenar el crecimiento de los contagios en el municipio. El segundo teniente de Alcalde, Mario Arias, y la concejala Covadonga Díaz asistieron ayer a una reunión con la consejería de Salud del Principado y, a su término, anunciaron que “se dará traslado al área de Seguridad Ciudadana para que intensifique las labores de vigilancia en el interior de los locales de hostelería, así como en aquellas actividades municipales que puedan generar aglomeraciones”.

Desde la concejalía de Juventud, que dirige Díaz, intensificarán la campaña destinada a la población joven del municipio “instándoles a que cumplan las medidas sanitarias, así como que acudan a los cribados generales puestos en marcha por el Gobierno regional y a que se hagan las pruebas de diagnóstico necesarias ante la aparición de algún síntoma compatible con el coronavirus.

Arias quiso mostrar su preocupación por el crecimiento del número de contagios entre la población joven y también entre aquellas personas adultas de más de 50 años, “que podría evidenciar que los jóvenes comienzan a transmitir el virus a sus padres”, algo que también preocupa a las autoridades sanitarias regionales. Arias manifestó que el Ayuntamiento seguirá colaborando “de manera total” con las autoridades sanitarias regionales.