Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los bomberos vallan la plaza de toros ante su avanzado estado de deterioro

El Ayuntamiento estudia instalar un precinto permanente al edificio, tras alertar los vecinos de desprendimientos de tejas y cascotes

Los bomberos, durante la instalación del precinto a la plaza. | F. T.

Los bomberos, durante la instalación del precinto a la plaza. | F. T.

El cuerpo de Bomberos de Oviedo precintó ayer todo el contorno de la plaza de toros de Buenavista y vallaron varios tramos ante su avanzado estado de deterioro y después de que los vecinos de la zona denunciasen los continuos desprendimiento de tejas y cascotes, que suponían un evidente peligro para los viandantes. Una circunstancia que los bomberos constataron en una inspección del inmueble, por lo que decidieron implantar ayer mismo esas medidas de distancia y seguridad para evitar posibles accidentes.

La plaza de toros de Buenavista, con el vallado ya instalado, ayer. | Miki López

A falta de recibir el preceptivo informe por parte de los bomberos, en el seno del Gobierno municipal ya son conscientes de que la recomendación del cuerpo pasa por implantar un vallado permanente que rodee todo el edificio. Esto, además, serviría para solventar otro de los problemas que los vecinos han denunciado en relación a la plaza de toros: las incursiones continuas de personas al interior. Unos infiltrados que responden a dos perfiles: los curiosos que se cuelan para contemplar el estado del coso, y los toxicómanos que utilizan el interior de la plaza para inyectarse o fumar.

La última vía irregular de acceso al interior, detectada por los bomberos, se localizaba en la puerta del veterinario. Para frenar estas incursiones, los bomberos han procedido a tapiar ese acceso, aunque entre los vecinos existe el temor de que puedan aparecer otras brechas en el recinto que propicien esas entradas, irregulares y peligrosas, en un inmueble que amenaza ruina.

Mientras los bomberos vallaban la plaza de toros, varios vecinos se acercaron al recinto, para ver la operación. “Esto es el pan de cada día, continuamente están cayendo tejas y cascotes”, señalaba un vecino de la zona, que asegura que la sensación generalizada entre los residentes de la zona es de “hartazgo” ante el “abandono que sufre la plaza de toros”.

“El estado de la plaza de toros no es bueno, y eso provoca situaciones como ésta. Si es necesario, habrá que instalar un vallado permanente para evitar más riesgos en el futuro. Pero esto es un ejemplo más de la necesidad que hay de actuar sobre este edificio”, señalaba ayer el teniente de Alcalde de Oviedo, Nacho Cuesta (Ciudadanos). Y es que, más allá de la instalación de un vallado permanente, para el Gobierno local y para los vecinos la solución a la ruina de la plaza de toros pasa obligatoriamente por la rehabilitación del inmueble, una operación que lleva años encallada por las diferencias de criterio entre el Ayuntamiento y el Consejo de Patrimonio Cultural de Asturias, que ha vetado determinadas intervenciones sobre un edificio que está catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC), la máxima figura de protección patrimonial dentro de la actual legislación.

Esas diferencias parecieron disiparse el pasado marzo, cuando el Consejo de Patrimonio Cultural de Asturias dio luz verde a una propuesta de rehabilitación de la plaza de toros presentada por el Ayuntamiento de Oviedo, que pasa por convertir el coso en un recinto multiusos de referencia en la ciudad, con capacidad para 5.000 espectadores. Pero el dictamen del consejo, aun avalando a grandes rasgos el proyecto, impone ciertas restricciones a la hora de ejecutar algunas soluciones que ponen en riesgo el proyecto. La más gravosa para los intereses municipales es que Patrimonio no ve factible ampliar los accesos, lo que afecta decisivamente al aforo.

“Estamos redactando un proyecto. Tenemos que darnos prisa y ser capaces de elaborar un proyecto que asuma la Consejería de Cultura, por eso vamos a hacerlo de común acuerdo y dar una solución definitiva a ese edificio. Aspiramos a convertirlo en un espacio multiusos con un aforo en torno a los 5.000 espectadores, y creemos que hay fórmulas para poder hacerlo”, aseguró ayer Nacho Cuesta.

Compartir el artículo

stats