Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Covadonga Díaz Concejala de Festejos en Oviedo

“La izquierda quiere secuestrar San Mateo, que sea una batalla política”

“Primero se apropiaron de los chiringuitos y ahora los usan para hacer oposición y generar crispación en Oviedo”

Covadonga Díaz.

Covadonga Díaz. Irma Collín

Covadonga Díaz (Oviedo, 1980) vivirá en septiembre su tercer San Mateo como concejala de Festejos. De todos, promete ser la edición más polémica y la que termine, si los jueces no lo impiden, con el modelo de chiringuitos vigente desde 1983 en el casco antiguo. La edil del_PP cumpliría así la promesa electoral del alcalde Canteli: retiran las barras callejeras a asociaciones que las manejaban desde hacía años y se las entregan, por sorteo, a los hosteleros. Para el tejido asociativo quedan ahora cuatro emplazamientos, junto a la Catedral.

–Entonces, ¿van a privatizar las fiestas con la eliminación de los chiringuitos tradicionales, como les acusa la oposición?

–Es justo lo contrario. Con el nuevo modelo vamos a liberar las fiestas de Oviedo de su dictadura: durante 38 años han expropiado el suelo público de las fiestas de San Mateo sin dar opción a que otras entidades pudieran optar en igualdad de condiciones al mismo.

–¿Están ustedes entregando la fiesta a la patronal Otea?

–Wenceslao López (PSOE) y Rosón (Somos) se turnan y se complementan para alimentar esta revuelta con exclusivos tintes políticos radicales. Y lo hacen con los mismos falsos argumentos: que se entregan las fiestas a una patronal hostelera. Falso, el nuevo modelo no está condicionado por nadie. Es un modelo abierto a todos los hosteleros, sea cuál sea la asociación a la que pertenezcan, y sin que legalmente quepa acotarlo a los de Oviedo.

–Aún están pendientes los recursos judiciales del PSOE y de algunas de las asociaciones, ¿han previsto que la justicia pueda tumbar su plan?

–Siempre acatamos las decisiones judiciales. Cuando los jueces se pronuncien tomaremos las decisiones que correspondan.

–También les acusan de haber convertido las casetas en una subvención encubierta a la hostelería.

–Falso. Uno de los rasgos del nuevo modelo es que todas las casetas sean iguales en tamaño, diseño y disposición, por eso las contrata el Ayuntamiento. Los adjudicatarios pagarán luz, agua y ocupación de vía pública. La izquierda está intentado fracturar la sociedad ovetense en dos bandos. Y no dudan en comprometer a la Justicia con sus ajustes de cuenta políticos.

–La oposición parece decidida a luchar hasta el último momento para que no saquen adelante su modelo de fiestas.

–La izquierda quiere secuestrar San Mateo y convertirlo en una batalla política, en un instrumento de confrontación. Se han apropiado de los chiringuitos y los están convirtiendo en un arma para hacer oposición y crispar Oviedo.

–¿Y por qué cree que apuestan por ello?

–La única solución para Wenceslao López y todos los que le siguen en esta cruzada política para recuperar imagen y proyección como candidato es ganar las próximas elecciones y así poder volver a dar negocio a las asociaciones afines a los partidos de izquierda. Por cierto, el cinismo de Wenceslao es palmario: asegura que no hay asociaciones vinculadas a partidos políticos y la Asociación Cultural Vetusta, que regenta “La Guinda” en la que el ex alcalde hizo prácticas de barman durante años, tiene su sede social en la Casa del Pueblo de Oviedo. ¿Están relacionados o es que ahora el PSOE alquila habitaciones en su sede?

–No todas las asociaciones de los chiringuitos serán del PSOE...

–Están utilizando a las que no tienen interés político para una batalla que ya no es sólo por conservar sus ingresos económicos, sino sobre todo para sostener su estrategia de desestabilizar el Ayuntamiento.

–¿La decisión que toman ustedes no es política?

–Yo le digo que, después de cuatro años de desgobierno, PSOE, Somos y el Partido Comunista sólo han sido capaces de ponerse de acuerdo en una cosa: defender los chiringuitos que tienen privatizados desde hace 38 años. Se ve que la pasta une más que las ideas o el interés de los ciudadanos. Han perdido en las urnas y se aferran a los chiringuitos para hacer la oposición.

–También muchos gobiernos del PP mantuvieron antes el modelo que ahora ustedes van a eliminar.

–Un Gobierno municipal tiene todo el derecho y todas las obligaciones para poner en marcha las fiestas que considere que Oviedo merece. Y este Gobierno lo que va a hacer es modernizar San Mateo y democratizarlo.

–¿Necesitan las fiestas un cambio tan radical?

–Oviedo será mucho mejor si conseguimos que los protagonistas de las fiestas de San Mateo sean quienes concurran libremente a un sorteo y lo ganen, partiendo de la acreditada profesionalidad que da tener un negocio de hostelería abierto en los tiempos que corren.

–¿Esperan muchas solicitudes para las cuatro casetas reservadas para asociaciones?

–No hay que descartar que, además de jaleo y crispación política, la revuelta que protagoniza la izquierda pretenda asustar a las entidades sociales sin ánimo de lucro para que no se presenten a este sorteo y así tener más posibilidades de volver a colocar a sus asociaciones recaudadoras de pasta.

–Parece lógico que se presenten, ¿no?

–De momento, ninguna de las entidades de los chiringuitos políticos ha dicho que no concurrirá al nuevo modelo que tanto rechazan, por lo que me temo que, al final, lo harán. Sin duda, tienen todo el derecho legal a hacerlo, aunque, en mi modesta opinión, quedaría aún más comprometido su comportamiento moral y demostraría que para la izquierda ovetense, ante todo, está la pasta.

Compartir el artículo

stats