Que las canteras que operan en el municipio pasen las correspondientes inspecciones para detectar posibles irregularidades y que así, el Ayuntamiento no incurra en dejación de funciones. Es la petición pública que hace desde la oposición el grupo Somos Oviedo, por voz de su concejal Ignacio del Páramo, pues, aseguran, no ha habido ninguna en los últimos dos años.

El edil hace suyas las denuncias de los últimos meses de vecinos tanto de Priorio como de Sograndio. Son quejas “sobre la irregular situación que están observando delante de sus viviendas, con un importante tránsito de camiones para hacer rellenos en la cantera de Cárcaba”, dice el concejal. “También denuncian que hay piedras de grandes dimensiones, restos y suciedad que ponen en peligro a todo el que transita por esta zona con sus vehículos”, añade.

El concejal de la oposición señala a la concejalía de Infraestructuras. “Es sabido, porque se pavonea públicamente de ellos en las comisiones, el trato preferencial que tiene Nacho Cuesta con ciertas empresas, tememos que esté dando un trato de favor en este caso a los canteros en contra de los vecinos”, aventura del Páramo.

Somos solicitará en la próxima comisión que se realicen inspecciones en las canteras del el concejo como respuestas a las denuncias vecinales. “Esperamos no encontrarnos un modus operandi que dé preferencias a ciertos empresarios. Existe una dejación de funciones con respecto a las inspecciones, dado que los expedientes de disciplina urbanística se han reducido a un cuarto desde que el bipartito ha entrado en el gobierno”, insiste del Páramo.

“Esperamos que se cumplan nuestras peticiones y que demuestren que no existe una estrategia del gobierno de Canteli que beneficia apenas a una docena de personas y entidades, las cuales estarían gozando de un favor institucional y que hacen que el resto de población sufra las consecuencias en forma de suciedad, molestias, contaminación, o también otros que ven cómo sus trámites se retrasan para agilizar los de una pequeña parte de la población que podría contarse con los dedos de las manos”, denuncia el concejal.