“Que nadie engañe ni quiera engañar a los ovetenses: si la plaza de toros se cae a pedazos es única y exclusivamente por falta de voluntad política”. Con esta rotundidad reaccionó ayer el colectivo vecinal SOS Viejo Hospital ante el vallado preventivo de la plaza de toros de Buenavista, efectuado por los bomberos, ante las denuncias vecinales por la caída continuada de tejas y cascotes.

SOS Viejo Hospital recuerda que ya reclamó la intervención días atrás, en las páginas de LA NUEVA ESPAÑA, y señala que esta actuación no deja de ser “un parche” y que la solución definitiva solo llegará cuando “se escuche al movimiento vecinal y se inicien las obras que conviertan lo que hoy es un edificio ruinoso y un peligro para los vecinos de la zona en un pabellón multiusos que acoja eventos deportivos, musicales y culturales de primer nivel”. El colectivo coincide además con el planteamiento del Ayuntamiento y considera que el aforo de ese pabellón tiene que situarse por encima de las 5.000 butacas. ”El Cristo y la zona de la Ería exigiendo una solución a un problema que se agrava día a día y para el que un año y medio después la única solución que ofrecen es ver como la plaza sigue cayendo a pedazos pero desde la distancia que marca una valla de obra”, añade el colectivo.

Por su parte, la portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Oviedo, Cristina Coto, acusa al teniente de Alcalde, Nacho Cuesta, de ocultar la intención de vallar la plaza de toros, cuando se trató el tema en una comisión de Urbanismo, el pasado miércoles. “Es evidente que Ignacio Cuesta ya sabía que se iba a proceder al vallado ante el profundo deterioro, pero la mentira y ocultación ya es práctica habitual en el área de Urbanismo”, sostiene Coto, que considera “muy preocupante que el propio servicio de bomberos haya recomendado el vallado”. La edil afirma además que “tras tantas promesas y años de abandono cabe preguntarse si el objetivo final es su derribo, como se pretende con los edificios de El Cristo”, algo que considera que sería un error.

A juicio de la portavoz de Vox, resulta “lamentable que este edificio de Juan Miguel de la Guardia haya quedado para grafitis y toxicómanos mientras desde el Ayuntamiento de Oviedo llevan dos años prometiendo una recuperación que no vamos a ver “. Por ello, Coto urge al Gobierno bipartito a rehabilitar el edificio “para darle los usos que tuvo en su día, ya sean toros o conciertos”.