Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Actúa mañana en el ciclo ovetense “Tiempos Nuevos” Joseba IrazokiJoseba Irazoki Guitarrista y compositor

“Me siento muy querido por el público asturiano”

“Ahora los espectadores son mucho más agradecidos; se nota que tenían ganas de volver a asistir a conciertos”

Joseba Irazoki. | LNE

Joseba Irazoki. | LNE

Joseba Irazoki (Bera, Navarra, 1974) es uno de los guitarristas más importantes de la industria musical del país. Con más de veinte años a su espalda a caballo entre el estudio y los escenarios, el navarro ha trabajado en los últimos proyectos de Nacho Vegas y Mikel Erentxun, y ahora se quiere dedicar más a fondo a su carrera en solitario, con la que espera entusiasmar al público ovetense mañana viernes (20 horas) en el patio del edificio histórico de la Universidad, donde actúa dentro del ciclo musical “Tiempos Nuevos”.

–¿Cómo le surgió la idea a Joseba Irazoki de dedicarse a la música?

–Creo que todo comenzó cuando tuve que empezar a plantearme mi futuro. Empecé enfermería porque mis padres querían que estudiara en la universidad antes que dedicarme a la música, pero ya con 17 años di mi primer concierto en la plaza de mi pueblo, Bera, con un grupo de amigos y me entró el gusanillo de dedicarme a ello. En la carrera duré poco y con 20 años estudié de forma más profesional guitarra en Londres, aunque ya llevaba desde los nueve años con mi instrumento.

–¿Entonces la afición viene desde niño?

–Sí, rotundamente. Cuando era pequeño me llamaba mucho la atención la guitarra, pero en mi pueblo solo se daban clases de piano y acordeón. Mis padres querían meterme en alguna de esas dos pero yo insistí en que solo quería tocar las seis cuerdas y al final les convencí para buscar a alguien de fuera que pudiera enseñarme. Luego, con unos trece o catorce años, al ir descubriendo nueva música me di cuenta de que no me había equivocado. La guitarra era mi instrumento.

–¿Cuál es el mejor recuerdo dentro de su carrera profesional?

–Mi mejor recuerdo es cuando toqué en mi pueblo, la primera vez que me subí a un escenario. Desde que llevo en el mundo de la música... Es difícil quedarse solo con una cosa, pero creo que si tengo que elegir escogería mis trabajos con Nacho Vegas. También las actuaciones en América del Sur. Recuerdo cuando fui con Nacho que en los conciertos se sabían también mis canciones, y eso que son en vasco. Ese posiblemente sea el recuerdo más bonito de mi carrera.

–Joseba Irazoki lleva más de dos décadas en la música. ¿Qué estilos le influyen?

–Siempre digo que un músico ha de escuchar todo tipo de géneros musicales, así que en realidad me inspiro en todo lo que escucho. Una de las cosas que comencé a hacer hace poco es fijarme también en otros instrumentos, no solo en la guitarra. También me gusta conocer a los nuevos artistas y aprender de ellos. Aportan muchas veces una innovación que los que llevamos tantos años en el mundillo no podemos aportar.

–Desde que el protocolo ha cambiado los conciertos son muy diferentes. ¿Qué se siente al ver a los espectadores sentados?

–No es lo mismo. La verdad es que no hay punto de comparación, pero hay que adaptarse a las circunstancias. Ahora el público es mucho más agradecido. Se nota que querían volver a disfrutar de los conciertos en vivo y en directo.

–¿Qué espera del público de Oviedo?

–Vine antes de la pandemia a tocar en la sala de La Salvaje, así que ya tengo una ligera idea sobre los ovetenses. Me siento muy querido y acompañado por el público asturiano. Espero que en “Tiempos Nuevos” sea igual. Estoy un poco nervioso porque la última vez no vine solo con mis temas, y esta vez lo que escuchará el público será mi propia música. Espero que se sientan felices mientras escuchan mis temas.

Compartir el artículo

stats