Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ciudadanía se vuelca con la ópera: suben los abonados y aumenta el mecenazgo privado

La temporada ovetense, la única del país que logró completar todos sus títulos el año de la pandemia, aspira a alcanzar un 60% de aforo

Celestino Varela, en el escenario del Campoamor. | LNE

Allí donde las administraciones no llegaron, lo está haciendo la sociedad civil. La Ópera de Oviedo está experimentando un incremento notable tanto del número de abonados como del mecenazgo privado, cara a la temporada que comienza el próximo 6 de septiembre con el estreno de “Nabucco”, de Giuseppe Verdi. En concreto, la temporada ovetense registra, a día de hoy, más de 200 nuevos abonados, cuando todavía sigue abierto el plazo para contratar el pase de temporada, y dos empresas se han incorporado al patrocinio de la ópera, mientras que otras entidades privadas colaboradoras han incrementado su aportación para contribuir a la recuperación de la Ópera de Oviedo.

El incremento del número de abonados y de las aportaciones privadas ha sido una inyección de optimismo para la Ópera de Oviedo, que está a menos de un mes de levantar el telón. “Volvemos con mucha energía y muchísimas ganas. Nos ilusionan los títulos, las propuestas, la respuesta que estamos teniendo en el incremento del número de abonados y que seguramente se reflejará en la taquilla, la predisposición y ganas de darlo todo de los artistas. Arrancar motores pocas veces había sido tan estimulante”, explica Celestino Varela, director general y artístico de la Fundación Ópera de Oviedo.

Esta excepcional respuesta tanto de los ciudadanos a título particular como de las empresas está siendo un auténtico alivio para la temporada ovetense, que cerró el curso pasado con un descenso del 20% en sus ingresos y con un déficit de 374.023 euros debido a la drástica reducción de aforos y al incremento de gastos por la pandemia. Pese a estas circunstancias, la Ópera de Oviedo fue la única temporada del país que completó todas las funciones de todos sus títulos, y logró un hito histórico al combinar con éxito un total de once representaciones de dos óperas distintas (“Madama Butterfly” y “Fidelio”) en apenas doce días, el pasado mes de diciembre. Un auténtico “tour de force” que granjeó a la temporada asturiana la admiración de todo el sector.

Público en una función de la ópera. | Miki López

A pesar de este esfuerzo mayúsculo, las administraciones prácticamente congelaron las ayudas públicas cara a esta próxima temporada, lo que unido a una cuantía ya de por sí escasa (la Ópera de Oviedo es la que menos subvención recibe de sus administraciones autonómicas entre todas las temporadas, grandes y medianas, del país), dejaba a la entidad en una situación económica delicada que podía afectar a la calidad de las próximas temporadas. Pero el equipo de la Ópera de Oviedo ha logrado evitar ese riesgo apostando por producciones propias y por alianzas con otras temporadas señeras.

Tres de los títulos de este próximo curso son producciones propias: se trata de “Nabucco” y “La Bohème”, ambas de Emilio Sagi, y de “La flauta mágica”, realizada a partir de la elogiada escenografía de “Pagliacci”, estrenada en 2019 y en la que el escenario se convertía en una suerte de patio de butacas que replicaba la platea del Campoamor.

Para los otros dos títulos de la temporada, la Ópera de Oviedo ha sellado notables alianzas. “Adriana Lecouvreur” es una coproducción entre Oviedo, el Teatro Comunale di Bologna y la Sidney Opera House, una de las temporadas más prestigiosas a nivel global. En cuanto al otro título de la temporada, “Lucrezia Borgia”, vuelve a surgir de una coproducción en la que, a Oviedo y la temporada boloñesa, se unen la Ópera de Tenerife y la Maestranza de Sevilla.

“Estamos a punto de empezar ensayos y abrir nuevo ciclo, el 74, todavía con mucha precaución y siempre atentos a la evolución sanitaria, aunque queremos pensar que lo peor sí ha pasado y que las cosas discurrirán un poco mejor que en el pasado ciclo. Prueba de ello son datos como la posibilidad de aumentar el aforo”, señala Celestino Varela. Las expectativas de la Ópera de Oviedo pasan por alcanzar entre un 55% y un 60% del aforo total del Campoamor cara a esta próxima temporada, aunque el porcentaje final de ocupación dependerá de las indicaciones de las autoridades sanitarias. En cualquier caso, se mantendrá la misma solución que el curso pasado para dar cabida a todos los abonados: el ensayo general se convertirá de nuevo en una première, por lo que todos los títulos de la temporada tendrán cinco representaciones, y seis en los que tengan además función de “Viernes de la Ópera”, en concreto “Nabucco”, “La Bohème” y “La flauta mágica”.

“Durante la pasada temporada tuvimos que gestionar muchas incidencias y aun así fuimos optimistas e hicimos una gran labor de conjunto para sacar las cosas adelante. Este año lo afrontamos con mayor optimismo todavía y con muchísimas ganas de reencontrarnos con el público y con la música”, reflexiona Varela. Cara a garantizar la seguridad sanitaria de todos, la Ópera de Oviedo mantendrá su protocolo, que la temporada pasada permitió blindar el teatro ante la amenaza del covid. Las entradas y salidas del público se realizarán de forma coordinada y por puertas diferentes, repartiendo los flujos según las localidades. La mascarilla será obligatoria durante toda la estancia dentro del teatro y se instalarán dispensadores de gel hidroalcohólico. El servicio de bar permanecerá cerrado y se recomendará no formar grupos dentro del teatro. En cuanto a los coristas, actuarán con mascarilla, que será obligatoria para todo el reparto en los ensayos. Los coros no podrán tener más de 45 miembros.

Más allá de las restricciones, hay optimismo dentro de la entidad. “Nos ilusiona el nivel de todos los elencos y la gran apuesta que hacemos, siempre ha sido seña de la casa”, añade el director artístico de la ópera, “pero creo que este año todavía requiere mayor compromiso de los teatros, por nuestros grandes cantantes españoles, esos que empatizaron sin pensarlo con nuestras soluciones ante los imprevistos y los cambios casi permanentes en la pasada temporada. Se merecen más que nunca el protagonismo de nuestros escenarios. Por cierto, hay solistas asturianos en todos los títulos”.

Los ensayos para “Nabucco” arrancarán el 17 de este mes. Ese mismo día se harán también las pruebas para seleccionar a los figurantes masculinos, a las que puede presentarse cualquiera que lo desee. Los interesados en participar pueden enviar un mail a mariolialvarez@operaoviedo.com.

Compartir el artículo

stats