Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad permite a la Ópera llegar hasta los 960 espectadores en el Campoamor

La temporada llega a un 60% del aforo y mantienen la función extra de la premier para dar poder dar cabida a todos sus abonados

La ópera Nabucco en uno de los últimos montajes en Oviedo.

No es la situación de normalidad absoluta que algunos aficionados habrían soñado hace un año pero tampoco serán los difíciles tiempos de la temporada de 2020, “la heroica”, en la que la Ópera de Oviedo salvó como pudo todos los títulos con unos aforos ridículos y haciendo equilibrios en calendarios y localidades. Sanidad acaba de autorizar a la temporada ovetense su plan para 2021-2022 por el que podrá llegar hasta el 60% del aforo del teatro Campoamor, frente al 40% de los meses más duros de la pandemia, el año pasado. Con la luz verde de sanidad, Ópera de Oviedo calcula que podrá llegar hasta los 960 espectadores.

La cifra es suficiente para garantizar la viabilidad de la temporada aunque las restricciones que se mantienen obligan a mantener algunas soluciones de urgencia puestas en marcha el año pasado. Es el caso de la función extra, mediante la cual la primera función se desdobla en dos, la de la premier y la del estreno. En la práctica, esta quinta función para cada título, que se gana utilizando la fecha que correspondería en circunstancias normales al ensayo general, permite alojar a todos los abonados de primera función, que de otra manera no cabrían con el aforo que Sanidad acaba de permitir.

Tres de los títulos de la temporada, “Nabucco”, “La flauta mágica” y “La Bohème” tendrán una sexta función al contar, además, con el programa “los viernes de ópera”, que incluye un segundo reparto y precios más asequibles.

El director de Ópera Oviedo, Celestino Varela, celebró ayer la luz verde de Sanidad a la propuesta de mínimos planteada por la temporada ovetense. “Estamos contentos de seguir avanzando”, declaró. “Estamos con ganas de empezar los ensayos del ‘Nabucco’. Lo hacemos con mucha precaución y siempre atentos a la evolución sanitaria, pero con una situación más favorable que la pasada temporada, como demuestra esta posibilidad de aumentar el aforo”.

Varela también se felicitó por la recepción de esta nueva temporada, en la que los abonos (las localidades sueltas todavía no se han puesto a la venta) están registrando récords. “Tenemos muchas ganas de reencontrarnos con los artistas y con el público. La propuesta para la programación está teniendo mucho respaldo, también ha subido el número de abonados y el apoyo del público seguramente también se reflejará en la taquilla. Es todo muy estimulante”, razonó.

El director de Ópera de Oviedo se mostró “ilusionado” con “el nivel de todos los elencos” pero quiso recalcar la “gran apuesta” que hace la temporada por “el talento nacional”: “Merecen más que nunca nuestro compromiso, y por los solistas asturianos, en cartel en los cinco títulos”, concluyó.

Grandes éxitos

Parte del éxito de la temporada 2021-22 de Ópera de Oviedo la tiene un programa en el que se han buscado los “grandes éxitos”, buscando también una respuesta de público muy necesaria después de la complicada situación económica que dejó la pandemia.

La temporada se estrena con “Nabucco”, de Verdi, del 6 al 18 de septiembre, una producción que cuenta con la dirección escénica de Emilio Sagi y en la que Gianluca Marcianò se pondrá la frente de la OSPA. No será, no obstante, la Orquesta Sinfónica del Principado la que más títulos encare este año. En el reparto de 3/2 con el que juega la Ópera de Oviedo con la OSPA y Oviedo Filarmonía, será la OFIL la que se encargue este año de tres títulos, después de que el año pasado hayan sido estos músicos los que permitieron salvar la temporada al tener que modificar todo el calendario. OFIL afrontará el segundo título, una “Flauta mágica” de producción propia con dirección escénica de Albert Estany y la OSPA finalizará su contribución con “La Bohème”, en la histórica producción de Sagi del año 2.000 que contará con Corrado Rovaris en el podio.

Los otros dos títulos de la temporada, “Lucrezia Borgia” y “Adriana Lecouvreur” son coproducciones en las que Oviedo va de la mano del Teatro Comunale di Bologna (en ambos casos) y en los que participa también la Ópera de Tenerife y la Maestranza en el caso del título de Donizetti y Sydney Opera House en el caso de la obra de Cilèa. La primera cuenta con una impactante dirección escénica de Silvia Paoli y la segunda está concebida, casi, como una film-opera, como fue descrita, en su estreno en Bolonia, la propuesta de Rosetta Cucchi.

Compartir el artículo

stats