Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La OFIL calienta el verano

Oviedo Filarmonía abre el ciclo estival con una gran acogida por parte del público y un buen nivel musical

Alberola con la OFIL durante la interpretación del concierto para clarinete de Mozart. Irma Collín

Un aplauso estruendoso sirvió de colofón al primer concierto del ciclo “OFIL contigo en verano” aglutinado dentro de la programación de verano de la Fundación Municipal de Cultura, promovida por el Ayuntamiento de Oviedo, con la finalidad de repartir cultura y entretenimiento durante el periodo estival. En este caso, se trata de cuatro conciertos a cargo de la orquesta Oviedo Filarmonía que se prolongarán, con una periodicidad semanal, hasta los primeros días del mes de septiembre.

Colas, ayer, a la entrada del concierto.

La cita musical había generado gran expectación por tratarse del reencuentro entre la orquesta y el director Vicente Alberola, por ser la primera referencia sinfónica de la temporada en el panorama de la clásica ovetense (próxima ya la presentación del ciclo 2021-2022 de “Los Conciertos del Auditorio” y las “Jornadas de Piano”) y por ofrecer, también, dos grandes obras del repertorio clásico-romántico: El concierto para clarinete y orquesta en la mayor (de Mozart) y la sinfonía nº5 en si bemol mayor de Schubert.

Tal fue así que media hora antes del inicio del concierto, decenas de personas guardaban ordenadamente una extensa cola a las puertas del Edificio histórico de la Universidad de Oviedo que llegó a la calle Fruela y que, a pesar de los esfuerzos de los operarios para dar cabida a todos los asistentes en un claustro de la universidad que se quedó pequeño, obligaron a varias personas a quedarse fuera para poder cumplir el distanciamiento social derivado de las medidas sanitarias contra el Covid.

Pero si el éxito de público fue incuestionable, el musical no le vino a la zaga.

La sinfonía número 5 de Schubert mantuvo siempre un buen nivel, gracias a una cuerda muy sólida, y con una sonoridad rotunda y llena de carácter. Pero sin lugar a dudas, el gran triunfador de la tarde-noche fue el concierto para clarinete en la mayor de Mozart, donde Alberola ejerció como director y solista, todo un reto para la orquesta que, durante los últimos años ha ofrecido varios recitales de la mano de directores-solistas.

Sin embargo, la maestría de Vicente Alberola al clarinete y su profundo conocimiento de esta partitura mozartiana, una de sus obras fetiches, junto a una OFIL que trató de arroparlo en todo momento, dieron como resultado una interpretación muy esmerada, cuidada en los matices y con algunos pasajes que brillaron por el mimo que pusieron tanto los profesores desde sus atriles como el ayer solista y director valenciano, mostrando por ambas partes una gran complicidad.

Tras esta velada musical, de una hora de duración, la OFIL se despide hasta el próximo jueves 19, momento en el que interpretará obras de Mendelssohn, Haydn, Bartók y Piazzolla bajo la batuta de Lina Tur Bonet.

La programación de verano se completará con un programa en el que el fundador y director de “El León de oro”, Marco Antonio García de Paz, dirigirá a Oviedo Filarmonía en un repertorio sin obras corísticas y en el reencuentro con el director titular de la formación, Lucas Macías, que despedirá el ciclo, ya en septiembre. Además, OFIL también ofrecerá alguna sesión más en las próximas semanas dentro de otro ciclo vinculado al Camino de Santiago

Compartir el artículo

stats