Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Se dispara la venta de entradas de la Ópera de Oviedo en el primer día

La temporada del Campoamor llega a las 400 localidades sueltas vendidas en solo 24 horas mientras suma ya 220 abonados nuevos

Representación de “Nabucco” en el Campoamor, en 2015.

Buenas sensaciones en la Ópera de Oviedo. A pesar de las complicaciones del covid, que han obligado a retrasar la venta de entradas sueltas al pasado viernes, cuando en circunstancias normales empezaban a despacharse antes del verano, había ganas de ópera y en solo 24 hora han empezado a volar las localidades. Ayer se calculaba que llegarían a las 400 entradas despachadas, mientras que el boom de los nuevos abonados sigue creciendo, y la Fundación Ópera de Oviedo explica que ya son 220 más.

La ópera, repitiendo la experiencia del año pasado, pero ajustándola a los nuevos tiempos de la pandemia, hizo para esta temporada un nuevo diseño de aforo que llegaba al 60% y permitía meter en el Campoamor a 960 personas, frenta a las 600 del aforo del 40% del año pasado. Hasta que Sanidad no confirmara que no ponía objeciones a este plan, la Ópera de Oviedo no podía sacar a la venta las entradas sueltas. Por eso hasta ahora solo se estaban vendiendo los abonos de temporada, con los que ya se han captado 220 socios nuevos.

Esas cifras y las estrecheces de aforo que todavía se arrastran obligan a hacer encaje de bolillos con la venta de entradas sueltas. El cálculo es que se ha puesto a la venta un 28% del aforo de todas las funciones.

Solo por parejas

O casi, los interesados comprobarán que en algunas sesiones todavía no se pueden adquirir localidades porque corresponden a la primera función (hay otra antes que es la premier) en la que se están ajustando la mayoría de los abonados. De momento, a través de la web solo se pueden comprar entradas de dos en dos. Los que quieran comprar una entrada suelta o más de dos, explica Ópera de Oviedo, tendrán que esperar al martes y gestionarlas por teléfono con la oficina de la Fundación.

La temporada viene este año plagada de títulos de mucho tirón, también con el objetivo de recuperar el déficit del año covid. El estreno, el 6 de septiembre será con “Nabucco”, de Verdi, en la producción propia de Ópera de Oviedo de Emilio Sagi. En octubre volverá a la escena la última ópera escrita por Mozart, “La flauta mágica” y en noviembre será el turno de “La Bohème” con dirección de Corrado Rovaris. “Lucrezia Borgia” se pondrá en las tablas en diciembre, con Auyanet y Albelo bajo la dirección de Yves Abel y la despedida será una “Adriana Lecouvreur” con Ermonela Jaho.

Compartir el artículo

stats