Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Emilio Sagi: “He tenido la carrera que quise y escogí, y ahora miro más los proyectos”

La asociación lírica “Alfredo Kraus” distingue al director de escena ovetense por su trayectoria profesional, tras cuatro décadas de profesión

“Es un honor. Los premios siempre son una gran ilusión, sobre todo cuando proceden de gente entregada a la música y a la ópera, como es este caso, y cuando vienen de personas de mi ciudad, donde nací, estudié y debuté profesionalmente. Es una gran emoción”. Con estas palabras agradecía ayer el director de escena Emilio Sagi, la distinción otorgada por la asociación lírica asturiana “Alfredo Kraus”, que le ha nombrado socio de honor en reconocimiento a su dilatada y brillante trayectoria profesional.

El homenaje se concretó durante una comida celebrada ayer en un restaurante italiano de La Argañosa, a la que acudieron miembros de la asociación y amigos y colaboradores de Sagi. No faltaron el presidente de la Ópera de Oviedo, Juan Carlos Rodríguez-Ovejero, y su director artístico, Celestino Varela. Entre los invitados, destacó además la presencia del barítono Simón Orfila, que está en Oviedo para interpretar el rol de Zaccaria en “Nabucco”, la obra que abrirá, el lunes, la nueva temporada de Ópera en el Campoamor, de la que Sagi es director artístico.

“Los reconocimientos como este invitan a mirar hacia atrás y a repasar la trayectoria profesional. Yo puedo decir que he tenido la carrera que yo quise y escogí”, señaló Sagi, que el año pasado celebró los 40 de trayectoria profesional. Un hito que ha sido reconocido con la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, concedida por el Gobierno central a finales de año, y con el premio honorífico de la asociación Ópera XXI, que Sagi recogerá en el Teatro de la Zarzuela, el próximo 11 de septiembre, en el marco de la gala de entrega de premios del colectivo. “Llevo un año lleno de premios, no sé lo que significa”, bromeaba Sagi, que reconocía estar “sobrepasado, pero muy feliz” ante la sucesión de reconocimientos.

Cara al futuro, Sagi ve aún lejana la jubilación, aunque señala que ahora prefiere trabajar a un ritmo más pausado. “Tengo muchos proyectos en marcha, contratos firmados para tres años. Pero he aparcado un poco la época de la maleta, ya no es tiempo de andar todo el día de acá para allá. Ahora miro mucho más los proyectos, tengo ya una edad y me gusta vivir un poco más”, reflexiona el director de escena.

Ante la próxima temporada de la Ópera de Oviedo, aparte de “Nabucco” se representará otra ópera dirigida por Sagi: “La bohéme”. En relación a la primera, el director de escena reivindica una obra que arroja lecturas siempre actuales. “Es una ópera estupenda. Hay gente a la que no le gusta tanto el primer Verdi, pero a mí sí, me parece que musicalmente es muy potente. Y por su temática, es siempre actual. Ese coro de los esclavos, ese revulsivo ante la opresión, era muy actual cuando lo hice, hace quince años, y lo es hoy. Veo lo que pasa en Afganistán y pienso en ‘Nabucco’ y en ese himno”, sostiene Sagi.

En cuanto a “La bohème”, que se representará en noviembre, es uno de los montajes más exitosos y celebrados del director. “Lo hemos visto tanto que ya casi me gustaría volver de nuevo sobre esta obra”, señala Sagi, entre risas. La elección de ambientar la obra en los meses previos a mayo del 68 responde, a juicio del director ovetense, al interés íntimo de Puccini: “Creo que él querría darle actualidad y acercarlo a nuestros días funciona”. Para Sagi, se trata de otra ópera muy querida: “la muerte de Mimí me sigue impactando. Tuve amigos y conocidos que murieron en la época del sida, y eso lo veo en Mimí, esa persona joven que padece esa enfermedad devastadora. Es muy conmovedora”, concluye.

Compartir el artículo

stats