Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Andrea G. Torres: “Nabucco hizo de Verdi un compositor de realce internacional”

“La obra, el canto a la libertad de un pueblo oprimido, como era Italia en aquel momento, se convirtió en un emblema”, señala la musicóloga

Juan García-Conde, vicepresidente de Ópera de Oviedo; la musicóloga Andrea García Torres y Adolfo Domingo, responsable de Dramaturgia de Ópera de Oviedo, ayer en el Club Prensa Asturiana. | Irma Collín

Juan García-Conde, vicepresidente de Ópera de Oviedo; la musicóloga Andrea García Torres y Adolfo Domingo, responsable de Dramaturgia de Ópera de Oviedo, ayer en el Club Prensa Asturiana. | Irma Collín

“La ópera ‘Nabucco’ convirtió a Verdi en un compositor de realce internacional, conocido en los principales teatros del mundo”. Lo dijo ayer en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA la musicóloga Andrea García Torres, que abrió el curso con una charla sobre la obra que inaugura el lunes la 74º temporada ovetense.

“Nabucco” fue el primer gran éxito de Verdi. Esta ópera, con trasfondo bíblico, en la que Verdi puso su música al servicio de ideales patrióticos, es un canto a la libertad de un pueblo oprimido: los judíos, deportados a Babilonia por el despótico Nabucodonosor. Los coros, una proclama por la libertad y en contra de la tiranía, consagraron el triunfo de la ópera, tal como explicó la conferenciante, colaboradora de LA NUEVA ESPAÑA, a la que presentó Adolfo Domingo, director de Publicaciones de Ópera de Oviedo.

El público italiano que acudió al estreno en La Scala de Milán, el 9 de marzo de 1842, bajo la dominación austríaca, inmediatamente entendió el mensaje y elevó esta obra a la categoría de mito. “Va pensiero, sull’ali dorate”, (“Ve pensamiento, sobre alas doradas”), pasaje en el que los judíos deportados y reducidos a la esclavitud rememoraban su patria perdida se convirtió rápidamente en un himno para los nacionalistas italianos. “Durante todo el Risorgimento la celebridad de la obra y su compositor no paró de crecer y hoy en día sigue siendo uno de los compositores favoritos del público mundial”, aseguró García Torres. “El difícil papel de Abigail fue interpretado en Milán por Giuseppina Strepponi, la soprano italiana que fue mujer de Verdi, conocida por su bel canto y por sus papeles en óperas de Vincenzo Bellini, Gaetano Donizetti y Gioachino Rossini y Donizetti, que escribió Adelia expresamente para ella”, añadió García Torres. “A Verdi le interesaba vender ese apego a la tierra, en unos momentos muy complicados para Italia y también para él; la ópera fue todo un emblema”, indicó la conferenciante. El título de Verdi inaugura el lunes la 74ª temporada de Oviedo. El elenco previsto contará con las voces de Silvia Dalla Benetta (Abigaille), Antonio Gandía (Ismaele) y Theresa Kronthaler (Fenena). Además, regresan al Campoamor Ángel Ódena (Nabucco) y Simón Orfila (Zaccaria).

Compartir el artículo

stats