Es tiempo de Perdonanza. La Catedral de Oviedo inicia hoy, coincidiendo con la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, el inicio de su Xacobeo particular: el Jubileo de la Santa Cruz. Una relevante celebración religiosa cuya historia se explica en “Camino Primitivo. Oviedo”, la gran exposición de LA NUEVA ESPAÑA sobre el nacimiento del Camino de Santiago que patrocinan el Ayuntamiento de Oviedo y la Consejería de Cultura, Política Llingüística y Turismo del Principado –dentro del programa de promoción de Oviedo como origen del Camino–, el Banco Santander y la Fundación EDP.

La tradición del Jubileo de la Santa Cruz se mantuvo inmutable durante cinco siglos y medio, hasta que otro Papa, Juan Pablo II, transformó de forma crucial la celebración. Fue en 1982 cuando el conocido como “atleta de Dios”, para celebrar el retorno de la Cruz de la Victoria a la Cámara Santa tras el robo de 1977, concedió a la Catedral de Oviedo un privilegio por el cual puede celebrar la Perdonanza todos los años, siempre entre el 14 y el 21 de septiembre. Así, la Catedral de Oviedo disfruta cada año de su propio periodo de indulgencia plenaria, tan válido como el de Santiago, que solo puede celebrar el Xacobeo cuando el 25 de julio cae en domingo: apenas cuatro años de cada treinta.

Por eso, desde hoy, 14 de septiembre, día de la Exaltación de la Santa Cruz, la Catedral de Oviedo viste sus mejores galas para celebrar el Jubileo de la Santa Cruz. Pero el de este año es especial: en plena celebración de los 1.200 años de la consagración de la Catedral, el cabildo ha preparado un Jubileo especial, en el que el Santo Sudario estará presente en todas las misas de la Perdonanza, y en el que ocho obispos presidirán los sucesivos oficios diarios desde hoy hasta el 21 de septiembre.