Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Unidad de Caballería de Madrid llega a Oviedo para reforzar la vigilancia de las fiestas de San Mateo

"Desde el caballo tenemos una visión mucho más amplia que una patrulla normal", explica el oficial David Martín

La Unidad de Caballería de Madrid llega a Oviedo para reforzar la vigilancia de las fiestas de San Mateo Amor Domínguez

Oviedo está vigilado las veinticuatro horas durante San Mateo. Al haber ampliado las zonas de los chiringuitos hay más terreno que controlar. 960 agentes se han desplegado por la ciudad durante los doce días de las fiestas. Al equipo de seguridad local se ha sumado esta tarde un destacamento de la policía montada de Madrid, que patrullará las zonas más concurridas de las fiestas. "Nos hemos desplazado con seis caballos y nuestro trabajo consiste en estar en las zonas más concurridas sobre todo por las tardes", explica David Martín, oficial de la unidad de caballería y jefe del equipo operativo. Su presencia esta tarde en el Campo San Francisco les ha convertido en el foco de todas las miradas. "La acogida ha sido muy buena, la gente se acerca se hace fotos con nosotros y a los mas pequeños les encanta ver a los caballos de cerca".

David Martín lleva tres años y medio en una unidad a la que llegó de forma vocacional. "Me encantan los caballos y este trabajo para mí es como un hobby", explica. Hoy monta a Leocadio, un impresionante caballo blanco que no es su compañero habitual. "Yo tengo una yegua pero es muy joven todavía para salir". Su trabajo se centra en las labores preventivas sobre todo en las aglomeraciones de gente o en las zonas en las que es dificil acceder a pie. "Desde el caballo tenemos una visión mucho más amplia que una patrulla normal", asevera.

La unidad que ha viajado hasta Oviedo está formada por cinco hombres y una mujer. Raúl Olmos es el más veterano. En los catorce años que lleva patrullando a lomos de un caballo ha vivido momentos malos y muy buenos. "Lo mejor es esto que ves, el trato con la gente. En las cabalgatas por ejemplo estar con los niños es muy gratificante".

El ovetense Miguel Gómez a lomos de Falce

El caballo más veterano de la unidad es un ejemplar castaño de 15 años que se llama Falce. Para su jinete, el ovetense Miguel Gómez, patrullar en San Mateo es el mejor regalo que le ha podido dar la unidad. "Hacía trece años que no venía y lo he encontrado muy cambiado. Me acuerdo de cuando era joven y tenía que estar pronto en casa aunque fuera fiesta", bromea. Lleva nueve años a lomos de Falce y su sueño ahora es que su compañero de fatigas se jubile en Asturias. "Yo espero poder trasladarme en poco tiempo y para él ya es el momento de pasar a la segunda actividad". Desde hoy patrullarán por Oviedo en parejas pero hoy la unidad ha dejado a su paso un rastro de miradas sorprendidas. Los "polis a caballo" son ya protagonistas de las fiestas.

Compartir el artículo

stats