La pediatra de Noé, el bebé de La Corredoria que estuvo ingresado en el HUCA por un presunto caso de maltrato, ha testificado “lo esperado”, según relata el abogado de la familia, José García-Ovies. La doctora de atención primaria del centro de salud del barrio relató ayer ante el juez que los dos hijos de la pareja investigada iban regularmente a consulta y que, incluso, realizaban llamadas con dudas sobre cómo resolver problemas del día a día con los pequeños. Esto, a ojos de la defensa de los progenitores del niño, apuntala uno de los pilares de su argumentario: que las lesiones del pequeño no fueron fruto de un maltrato sino de un mero accidente, pues son “buenos padres”.

La familia y su entorno quisieron ayer que el abogado solicitase la recuperación de la custodia del bebé. De momento, lo que ha hecho es pedir que la de su hermana, que actualmente no se encuentra con sus padres y está apartada también del pequeño, pase a manos de sus abuelos. Al menos mientras continúa la investigación. Actualmente, tras la declaración de la facultativa, el proceso está a la espera de nuevos informes médicos.

El bebé, que estuvo muy grave a causa del “síndorme del zarandeo”, está completamente recuperado y sin secuelas.